martes, 24 de febrero de 2015

La posesión de petróleo es un peligro en el mundo



Las reservas probadas de petróleo en el mundo son de 1.67 billones de barriles. De ellos, alrededor de 300 mil millones son de Venezuela, quien, con el 18% del total, tiene las más grandes reservas probadas del mundo.
Esa es la gran suerte de Venezuela, eso es ahora su gran peligro. Venezuela consume internamente 286 millones de barriles al año. Si no exportara petróleo, sus reservas le alcanzarían para más de un milenio, pero si exportara lo mismo que hoy exporta, sus reservas le alcanzarían para 330 años. Pero todavía hay mucho más que decir acerca de la buena y de la mala estrella de Venezuela con su petróleo.
Estados Unidos tiene reservas probadas por 36 mil millones de barriles y consume casi 7 mil millones  anuales. Si Estados Unidos no importara petróleo, sus reservas le alcanzarían apenas para poco más de 5 años. Esa es la mayor desgracia de Venezuela, que el mayor consumidor de combustibles en el mundo sea la mayor potencia militar y que ya casi no tenga reservas. !Y las de Venezuela le quedan tan a la mano!
Pero lo que es peor, además de los 300 mil millones de barriles de reserva probada, Venezuela tiene otros 500 mil millones de barriles de crudo ultrapesado, los cuales, mediante un proceso de adelgazamiento, pueden ser perfectamente transformados en combustibles más ligeros, aptos para cualquier uso en la industria. Son las propias instituciones norteamericanas las que brindan esta información al mundo y nos hacen saber que ese crudo ultra pesado está a lo largo de la faja del Rio Orinoco, en Venezuela.
Por otro lado, Barack Obama acaba de dar a conocer, este mes, su plan de seguridad nacional para los siguientes años. Y ese plan dedica un apartado especial a la necesidad que tienen los norteamericanos de asegurarse la provisión de los combustibles que ocupa. El plan explícitamente dice que una responsabilidad de Estados Unidos es asegurar al mundo, a ellos y sus aliados, la oferta de petróleo. De igual modo dice el plan, Estados Unidos asume la responsabilidad de velar por dar seguridad a las rutas de flujo de petróleo en el mundo.!Estados Unidos de nuevo se convierte en cruzado, para asegurar, ahora, la libertad del petróleo!
En estas condiciones, no resultaría extraño que Estados Unidos reclamara un reparto democrático del petróleo que ahora está en el territorio de autócratas, locos y canallas que no desean vender o concesionar a Estados Unidos áreas territoriales cuyo subsuelo es abundante en petróleo, como Venezuela, Rusia y países del medio oriente.
¿Cuánto tardarán los medios masivos de comunicación en exigir que fuerzas militares occidentales, las de los países desarrollados que carecen de petróleo, como modernos cruzados, vayan a liberar a los venezolanos, rusos e islamitas de sus líderes locos y tiranos?

domingo, 22 de febrero de 2015

Se extiende la huelga en la industria petrolera norteamericana

Las  azarosas circunstancias internacionales de la actividad petrolera ya han llevado a la huelga a más de 6 mil 500 trabajadores norteamericanos  y hoy alcanza a 7 estados y a 15 plantas, 12 de ellas de refinación. Entre estas 12, se encuentra Deer Park, en Houston, Texas, co-propiedad de Pemex y de Shell.  El gobierno mexicano guarda silencio, no hace ruido, como queriendo mantener en secreto su co-propiedad en esa refinería.

Ayer, en Port Arthur, Texas, la planta con mayor capacidad de refinación en Estados Unidos -más de 600 mil barriles diarios-  se unió a esta huelga.

Hoy, domingo 22 de febrero, el paro de los trabajadores petroleros sindicalizados se ha extendido a tres plantas más: dos refinadoras de petróleo establecidas en  Convent y Norco, Luisiana, y una de productos químicos establecida también en Norco.

 La particularidad de esta huelga reside en que sus reivindicaciones apuntan menos a objetivos económicos y más a los asuntos relacionados con la salud y  la seguridad en el trabajo.

Los ciudadanos norteamericanos no se cruzan de brazos frente a las políticas laborales que permiten que las empresas reduzcan su responsabilidad en los asuntos relacionados con la salud y la seguridad en el trabajo. El empleo de personal no sindicalizado -como sucede hoy en medio de esta huelga- al no estar capacitado para hacer frente a situaciones de riesgo, pone en peligro la seguridad misma de los que ahí trabajan y la de los demás. Pero la práctica  abusiva de utilizar personal no sindicalizado se está generalizando en Estados Unidos. Este asunto es el que mejor define y provoca las características de la presente huelga.

De los cuatro establecimientos que este fin de semana se han sumado al paro de labores,  las tres refinerías pertenecen a Motiva Enterprises (una co-propiedad de las compañías Shell y Saudi Aramco). El otro centro de trabajo que se dedica a la elaboración de productos químicos en Norco, Louisiana,  es propiedad de  la poderosa  Shell.

La otra característica de esta huelga es que tiene lugar en los centros de trabajo que pertenecen a las más grandes compañías petroleras del mundo como Shell, British Petroleum, Exxon Mobil, Saudi Aramco y otras que por diversas vías están relacionadas con éstas, como Pemex, Marathon y Tesoro.

La huelga de trabajadores petroleros norteamericanos inició el día primero de febrero en 9  refinerías, distribuidas en los estados de Texas, California, Washington, y Kentucky. Una semana después se incorporaron los trabajadores de  2 plantas refinadoras establecidas una en el estado de Indiana y la otra en Ohio. La suma de aquellas once plantas y las cuatro de este fin de semana hacen un total de quince sitios de trabajo sindicalizado parado -en 7 estados de la unión americana- que alcanza a más de 6 mil 500 empleados que procesan casi la quinta parte de la capacidad de refinación de Estados Unidos. 

Debe destacarse que el alto grado de automatización de esa industria ha permitido que las sitios en huelga continúen en  operación con personal no sindicalizado, aunque ya empiezan a ser notorias las dificultades y son claros los problemas en su conducción. En más de un caso se ha debido intervenir de emergencia para detener indicios claros de derrames de combustibles, como sucedió hace menos de dos semanas en la planta Deer Park de la que Pemex es co-propietario.

viernes, 20 de febrero de 2015

Nombran a Agustín Carstens vigilante de las políticas del FMI



Esta mañana, el gobernador de nuestro Banco de México, ha sido nombrado presidente del Comité Monetario  y Financiero Internacional del FMI, con lo que se hace un reconocimiento a uno de los más fieles cumplidores de los ordenamientos del desprestigiado organismo internacional que cada vez más claramente aparece como una institución orientada a la visión dolar-americanizada.

En el Cuarto Informe Trimestral del Banco de México, presentado este miércoles 18 de febrero, Agustín Carstens analizó el comportamiento financiero mexicano y su relación con el entorno internacional en 2014, y presentó sus previsiones para 2015. 

En el documento advierte que las prospectivas del crecimiento económico de México han disminuido, y nos dice que esas previsiones se fundamentan en una baja actividad económica de los países europeos y de Japón, así como en una disminución en la actividad económica de los países emergentes, en suma, en una prospectiva de bajo crecimiento internacional, excepto en Estados Unidos. Pero no nos explicó la causa de este caso atípico en el que un solo país en el mundo consolida su economía. !Mera casualidad!

El gobernador del Banco de México nos dijo además, que nuestro lento crecimiento económico en 2015 se deberá, también, a la caída de los precios del petróleo en el mundo; pero no nos dijo que esa caída de precios era causada por un incremento en la cantidad de petróleo almacenada que cada día opera Estados Unidos, ¡mera casualidad, también! 

Agustín Carstens, que ayer declaró que el descontento social en México ha afectado su desempeño económico, hoy fue nombrado presidente del Comité Monetario y Financiero Internacional del Fondo Monetario Internacional (FMI), para un periodo de tres años a partir del 23 de marzo de 2015. 

La responsabilidad de Agustín Carstens -según informa el propio comité que presidirá- consistirá en supervisar el sistema monetario y financiero internacional e informar de ello a la Junta de Gobernadores del FMI, así como "de las respuestas al desarrollo de acontecimientos que puedan perturbar el sistema". En otras palabras, se encargará de vigilar que las políticas del FMI se cumplan.