jueves, 29 de diciembre de 2011

Walt Withman narra una batalla naval de los viejos tiempos


Canto a mí mismo:
(35)
¿Queréis que os narre una batalla de los viejos tiempos?
¿Queréis enteraros de quién la ganó a la luz de la luna y de las estrellas?
Escuchad el cuento tal como el abuelo de mi padre, que era marinero, me lo narró.
Nuestro enemigo no se dormía en su navío, te aseguro (me dijo):
Al caer el día se acercó disparando horriblemente contra nosotros.
Nos trenzamos con él, se enredaron las vergas, sonó el cañón.
Mi capitán trincaba firmemente con sus propias manos.
Habíamos recibido algunas balas de dieciocho libras bajo el agua.
En nuestra batería baja, dos cañones estallaron al efectuar la primera descarga, matando a cuantos estaban cerca y lanzándonos por los aires.
Luchando al ponerse el sol, luchando en la oscuridad, llegaron las diez de la noche. La luna llena estaba alta, nuestras vías de agua aumentaban. Se informó que llevábamos cinco pies de agua.
El maestro cañonero puso en libertad a los prisioneros encerrados en la bodega de popa para darles la oportunidad de salvarse por sí mismos.
Nuestra fragata se incendia.
Alguien dice: ¿Y si nos rindiésemos?
¿Si arriáramos nuestra bandera dejando que ganen la lucha?
Ahora río satisfecho pues oigo la voz de mi pequeño capitán.
No la arriaremos” solemnemente exclama. “Apenas comenzamos con nuestra participación en la batalla.”
Sólo quedan en uso tres cañones.
De uno se encarga el capitán en persona, que apunta al palo mayor del enemigo.
Dos descargas bien servidas silencian sus baterías y arrasan sus cubiertas.
Sólo las cofas secundan el fuego de esta pequeña batería y en especial la cofa mayor.
Ellos aguantan con bravura toda la acción.
Ni un momento de respiro.
Las vías de agua superan con mucho a las bombas. El fuego está llegando a la santabárbara.
Una de las bombas ha volado y en general se cree que nos hundimos.
El pequeño capitán permanece sereno.
No tiene prisa. Su voz no es alta ni baja.
Sus ojos nos alumbran más que nuestros faroles de batalla.
Hacia las doce, allí, bajos los rayos de la luna, se rinden a nosotros.
(36)
Extendida y silenciosa yace la medianoche.
Dos grandes cascos de barco, inmóviles sobre el pecho de la oscuridad.
Nuestro navío a la deriva, se hunde lentamente. Preparaciones para pasar al que hemos conquistado...

jueves, 1 de diciembre de 2011

¿Cárcel sólo para ex funcionarios?

Todavía desconocemos el alcance y los motivos legales reales de las detenciones de que han sido objeto Luis Armando Díaz, Hector Guadalupe Ibarra Espinoza y Guillermo Jáuregui Moreno. En lo que la prensa escuetamente ha dado a conocer se hace referencia al delito de incumplimiento de un deber legal, pero aún desconocemos la acusación específica que se hace a cada uno de los inculpados.

Sobre la demanda penal que fue anunciada ya hace meses contra Narciso Agúndez Montaño, desconocemos también el estado que guarda la investigación y el proceso legal correspondiente.

Ambos incidentes involucran a ex funcionarios de primerísimo nivel del gobierno estatal anterior. En el caso del ex gobernador Agúndez el delito parece tratarse de peculado, es decir, el delito que consiste en el hurto de caudales del erario, hecho por aquel en quien está confiada su administración, según define el término la Real Academia Española.

Todavía no se han dado a conocer con precisión los detalles de los montos involucrados con el ilícito supuestamente cometido por Narciso Agúndez Montaño; y los de los recientes detenidos, aún menos los conocemos. Ni siquiera tenemos indicios, tampoco, sobre qué instancia realizó la investigación que arrojó los resultados que animaron a la presente administración a iniciar las averiguaciones previas y a dictar las órdenes de aprehensión.

Si la responsabilidad de los hoy indiciados es probada, y aplicada la sanción correspondiente, se estaría enviando a la ciudadanía una buena señal en el sentido de que los delincuentes de cuello blanco, a veces extendidos profusamente en la administración pública, ya no serán más tolerados. Pero si se estuvieran armando delitos artificialmemente para utilizarlos contra los adversarios políticos sería una de las prácticas más deleznables.

Por otro lado, la Auditoría Superior de la Federación (ASF), el máximo órgano auditor del Congreso de la Unión, en marzo de este año dio a conocer que de los recursos federales destinados a educación en 2009 al Estado de Baja California Sur, se encontró que fueron manejados irregularmente 1 mil 168 millones de pesos.

No obstante el gran prestigio de la instancia oficial - la ASF- que realizó la auditoría; no obstante el dictamen negativo que ésta otorgó al desempeño de instituciones estatales en el manejo financiero del recurso de origen federal, y no obstante la gigantesca cantidad involucrada en su administración irregular, la cuenta pública de 2009 del Gobierno de Baja California Sur, que fue aprobada por la anterior legislatura, no ha sido sometida a revisión por este nuevo Congreso del Estado.

Omar Castro Cota, Secretario de Educación Pública en el gobierno de Narciso Agúndez Montaño, declaró públicamente en su momento, que la responsabilidad de rendición de cuentas ante la Federación, del recurso enviado a nuestra entidad como Fondo de Aportaciones para Educación Básica y Normal (FAEB), recaía en la Secretaría de Finanzas, a cargo, entonces, de José Antonio Ramírez Gómez, y quien todavía hoy sigue, en este gobierno encabezado por Marcos Covarrubias, con esa misma responsabilidad que también desempeñó con Narciso Agúndez Montaño.

Sería muy temerario de mi parte hablar de peculado en el caso de los extraordinarios recursos que fueron manejados irregularmente en 2009. Pero lo que no puedo evadir es la responsabilidad de decir que dada la investidura de la instancia que realizó la auditoría referida, y dados los desmesurados montos involucrados en la administración irregular, el actual Secretario de Finanzas, José Antonio Ramírez Gómez, debe ser cesado de su responsabilidad para ser investigado por lo que la Auditoría Superior de la Federación dio un dictamen negativo.

¿O ya se está acordando con la Federación que las irregularidades sean "solventadas"?

viernes, 25 de noviembre de 2011

Los diputados del PRI, PRD y PANAL quieren imponerse

Los diputados del PRI, PRD y PANAL son mayoría relativa en el Congreso del Estado, lo que les da valor para reclamar que se respete el endeudamiento gigantesco que ellos aprobaron a los municipios de La Paz y de Los Cabos en una sesión irregular el anterior jueves 17 de noviembre. Pareciera que junto a la exigencia de respeto a su derecho de mayoría, también dijeran:

-Somos mayoría en el congreso, y eso nos da derecho a endeudar a los municipios hasta donde a nosotros se nos antoje.

- Somos mayoría, y nosotros podemos cuadriplicar en solo un año la deuda acumulada por otras administraciones en más de treinta años.

-Somos mayoría, y no necesitamos probar que el destino de la deuda se gastará honrada y eficientemente.

-Somos mayoría, y eso nos da derecho a gastar anticipadamente los ingresos de las siguientes generaciones de sudcalifornianos.

- Somos mayoría, y podemos eludir el cumplimiento de la ley en el congreso.

-Somos mayoría, y podemos llevar a las reuniones del congreso a los funcionarios municipales para que ahuyenten a los opositores al endeudamiento.

-Somos mayoría, y antes votamos contra una reforma a la Ley de Coordinación Fiscal que daba más recursos a los municipios.

-Somos mayoría, y ya aprobamos, también anteriormente, la Ley de Tenencia Vehicular que igualmente afecta al bolsillo de los ciudadanos.

-Somos mayoría, y podemos deshacer lo que antes hicimos en acuerdo con el PAN y el gobierno. Podemos votar a favor de las reformas a la Ley de Coordinación Fiscal que da más recursos a los municipios, y podemos votar para que sea derogada la Ley de Tenencia Vehicular.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Los diputados fingen ignorancia respecto a la deuda

Los diputados complacientes con el endeudamiento, fingen no saber que las autoridades de los municipios de La Paz y Los Cabos pretenden, en un solo año, multiplicar por cuatro la deuda pública que hasta hoy se ha acumulado en 39 y 30 años, respectivamente.

Los diputados del PRI, PRD y PANAL fingen no conocer los datos que prueban que la deuda para las administraciones futuras será inmanejable. Pretenden pasar por ignorantes en materia financiera y hacer como que desconocen que si los municipios hoy no pueden pagar la nómina, menos podrán pagarla cuando se deba el cuádruple de lo que hoy se debe.

Los diputados desesperados por endeudarse, simulan no saber que el Municipio de Los Cabos está apenas elaborando sobre las rodillas los supuestos proyectos de inversión con los que se pretende justificar el destino de la deuda.

Los diputados del PRD, PRI y PANAL fingen no conocer el verdadero caos de la información financiera que el Municipio de La Paz les ha presentado para justificar su solicitud de endeudamiento. Ha presentado tres proyectos distintos, con montos distintos y todavía no ha dicho cuál de ellos es el que desea que se apruebe.

Los diputados que dicen estar sólo preocupados por el dinero que los municipios necesitan, fingen no saber que el municipio de La Paz presentó un plan de pagos del crédito por 315 millones de pesos, a 20 años, inflado en la suma total a pagar en más de 150 millones de pesos. Fingen no saber el origen del error del cálculo ni el destino que tendrían esos 150 millones de pesos de pago sobredimensionado.

Los diputados que irregularmente aprobaron el endeudamiento a los gobiernos municipales que son gobernados por los partidos a los que ellos pertenecen, simulan no saber que el Municipio de Los Cabos no tiene ninguna calificación de ninguna empresa financiera sobre su capacidad de pago. Y simulan también, no saber que la calificadora Fitch Ratings otorgó observación Negativa a la capacidad crediticia del Municipio de La Paz.

martes, 22 de noviembre de 2011

La grotesca solicitud de crédito del Municipio de La Paz




El H. Ayuntamiento de La Paz ha presentado al Congreso del Estado tres expedientes distintos para que se le autorice tanto una reestructuración de deuda como la contratación de crédito nuevo. En los tres casos, los montos de los créditos a considerar son diferentes.

El primer expediente habla de un crédito por 462 millones de pesos; el segundo, por 315 millones, y el tercero, por 376 millones. ¿Cuál será el verdadero? ¿Cuál votaron los diputados?

Yo sé, amigos lectores, que la información financiera no es fácil de leer para quien no se dedica profesionalmente a esta actividad. Pero tampoco es imposible hacerlo. Sólo se necesita un poco de paciencia y cierta disposición de ánimo y voluntad para comprender de lo que algunos políticos desearían que los ciudadanos no fuéramos capaces de opinar.

En el primer expediente, el H. XIV Ayuntamiento solicita que se le autorice la contratación de un crédito total por 462 millones 600 mil pesos. En este documento se explica que la operación financiera se contrataría a un plazo de 30 años, y vagamente manifiesta que las condiciones crediticias serán las mejores existentes actualmente en el sistema bancario mexicano. No se presentan tasa de interés específica, costo de fianzas, de comisión por apertura, de calificaciones de financiamiento, etc. Es un expediente que evidentemente carece de todo, excepto de las ganas de que sea aprobado un crédito que multiplicaría por cuatro los 115 millones de pesos que es la deuda pública total que hasta hoy se ha acumulado en casi cuarenta años de las administraciones municipales que han gobernado desde 1972 hasta hoy.

En el segundo expediente, el gobierno municipal explica que el crédito solicitado es por 315 millones de pesos, de los cuales 115 millones se destinarían a reestructurar la deuda y los restantes 200 millones serían de endeudamiento nuevo. En este documento se presenta un calendario de pagos, a 20 años, y a una tasa de interés que no la específica, pero que por el rango referido hace suponer que sea menor al 7%. La suma general de los pagos en los 20 años que describe es mayor a los 746 millones de pesos . Esta es una cantidad exorbitante, que rebasaría en alrededor de 150 millones de pesos cualquier cálculo que hiciera cualquier institución financiera con esos monto, tasa de interés y plazo del crédito. En otras palabras, el pago que el H. Ayuntamiento de La Paz haría en estas condiciones, está inflado en 150 millones de pesos. Sobre la razón de este sobredimensionamiento de los pagos, es algo de lo que personalmente no puedo opinar.

El tercer expediente que el gobierno municipal de La Paz presentó al congreso estatal difiere, como ya dijimos, de los dos anteriores. Aquí, la propuesta de endeudamiento es poco mayor a los 376 millones de pesos. Se presenta un calendario de pagos con una deuda inicial de 353 millones 498 mil 090 pesos y se específica una tasa de interés del 6.8%, a un plazo de 20 años, pero se presenta el calendario sólo de 18 años. El monto total a pagar descrito es por 650 millones 791 mil 727 pesos.

¿Cuál de las tres propuestas aprobaron el jueves los diputados del PRI, PRD Y PANAL?

¿Sería la primera, la de 462 millones de pesos, de los que los funcionarios municipales no explican absolutamente nada de su forma de pago, de la obtención de los recursos para liquidarlo, de las condiciones financieras, de los supuestos proyectos de inversión que atendería, etc.?

¿Aprobarían la segunda propuesta, la que infla en 150 millones de pesos el pago total del crédito a 20 años?

¿Aprobarían la tercera opción, la que tiene un monto de crédito mayor que la segunda pero que el pago total sería menor a la misma casi en 100 millones?


¿Qué congreso, qué diputados, que se precien de ser serios, podrían aprobar todas estas pifias, por decir lo menos?

jueves, 17 de noviembre de 2011

En complicidad, diputados priístas y perredistas aprueban endeudamiento

Desde el mes de octubre se supo que los presidentes de los dos municipios más grandes de BCS acudirían a la banca privada para contratar alguna linea de crédito que les fuera útil para lograr mejores condiciones de pago de su deuda histórica.

sábado, 12 de noviembre de 2011

La familia, los valores, la campaña mediática y la corrupción

De nuevo, estos días, los diarios locales continúan publicitando profusamente las declaraciones que el gobernador Marcos Covarrubias y sus funcionarios más cercanos han vertido en torno a los valores, la integración familiar y la salvación de la sociedad.

sábado, 29 de octubre de 2011

Violencia, delincuencia y oferta turística en Los Cabos

El enfrentamiento armado que este fin de semana tuvo lugar en el Municipio de Los Cabos entre los cuerpos de seguridad de los gobiernos de Baja California Sur y federal, contra miembros de la delincuencia organizada no fue, ciertamente, una tormenta bajo cielo escampado. Las detenciones en suelo sudcaliforniano de conocidos líderes de grupos de narcotraficantes que precedieron este arrebato de violencia, debieron habernos advertido de que en subterráneos no muy profundos se escondía una cloaca cuyas dimensiones deberían ser necesariamente de pronósticos reservados.

sábado, 22 de octubre de 2011

Impuestos y corrupción en BCS

En una entrevista que Marcos Covarrubias concedió al diario Tribuna de Los Cabos, y que éste publicó ayer, 21 de octubre, el "nuevo gobernador" muestra cuál es el alcance de su perspectiva sobre el ejercicio de gobierno. Desafortunadamente, la entrevista nos deja la triste percepción de que nuestro simpático gobernador tiene severas limitaciones en el tema de la administración pública.

jueves, 20 de octubre de 2011

Impuesto vehícular y endeudamiento público: voracidad desmedida.

Tratándose de dinero, los políticos, de todos los partidos, llegan tan fácilmente a acuerdos de solidaridad y protección mutua, que tales arreglos parecen, más bien, acuerdos de complicidad ilimitada entre todos los miembros de la clase política, sin exceptuar a ninguna orientación ideológica.

lunes, 17 de octubre de 2011

Transparencia gubernamental y certeza de quiebra financiera

En la primera plana de El Sudcaliforniano y de El Peninsular de hoy, 17 de octubre de 2011, se publica una nota que informa que el gobierno de BCS ocupa, en transparencia, el décimo lugar a nivel nacional. Sin que nosotros podamos asegurar en que posición estamos realmente, sí debemos decir que José Antonio Ramírez Gómez, Secretario de Finanzas del Gobierno de BCS, tiene cierta razón cuando declara que la transparencia en la situación financiera del gobierno de BCS ha mejorado.

Efectivamente, hoy tenemos a nuestro alcance los estados financieros básicos de la administración estatal, actualizados hasta el 31 de diciembre de 2010, es decir, hasta fines del gobierno de Narciso Agúndez. Aún cuando hasta hoy los "nuevos" funcionarios mantienen en secreto la información financiera de el actual gobierno, sabemos, por los datos de hasta 2010, que sus finanzas están en quiebra. Somos un Estado prístinamente quebrado.

Si nuestros diputados mostraran sólo un poquito de responsabilidad y gallardía, al amparo de esa documentación que hoy aparece en el portal del gobierno del Estado, pedirían el cese inmediato del Secretario de Finanzas y ordenarían que se iniciara una investigación. Están facultados para ello. Tienen el órgano de fiscalización, que por sí mismo, o contratando los profesionales necesarios, puede realizar la auditoría pertinente.

A partir de la información contenida en los documentos financieros oficiales que hoy son públicos, tenemos la certeza de que hay razones fundadas para exigir la destitución inmediata de José Antonio Ramírez Gómez y el inicio de una investigación a su desempeño como responsable del manejo de las arcas de los sudcalifornianos.

Porque hoy tenemos acceso a esos documentos, sabemos que por primera vez en los 36 años de existencia de BCS como estado libre y soberano, por primera vez, repito, las finanzas públicas están quebradas.

En el balance de diciembre de 2010, por ejemplo, se puede apreciar que la quiebra financiera del gobierno rebasa los 256 millones de pesos (diferencia entre activos totales y pasivos totales). Pero la quiebra realmente es mayor todavía, pues en ese balance no se incluye una deuda a largo plazo por 941 millones de pesos, administrada por dos fideicomisos, según informa la SHCP. Así, tenemos que el quebrantamiento real, al 31 de diciembre de 2010, fue superior a los 1,197 millones de pesos.

El tamaño del desastre financiero del gobierno lo inferimos a partir de una más abundante información con la que afortunadamente hoy contamos, y de cuya permanencia en el portal del gobierno estatal ,debo reconocerlo con pena, dudo. Debido a que esos documentos son, para quienes no estábamos acostumbrados a tener acceso a ellos, una verdadera joya en el análisis financiero, mi inveterada suspicacia me hace temer que en cualquier momento puedan ser retirados de nuestro alcance, sobre todo si se vuelve evidente que los sudcalifornianos podemos utilizar la información oficial que en ellos se ofrece, para mostrar manejos administrativos irregulares.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Los apuros de Marcos Covarrubias en la reunión con Calderón

A continuación, por su trascendencia, reproducimos para ustedes la nota escrita por Julio López Robles en Facebook el día 28 de julio de los corrientes:


Se informa a la ciudadanía de BCS que Marcos Covarrubias Villaseñor, José Antonio Ramírez Gómez y demás acompañantes no pudieron retornar hoy de la ciudad de México, debido a problemas de logística menores.

Como es sabido por todos los sudcalifornianos, nuestros funcionarios asitieron hoy a Los Pinos con el propósito de recibir del Presidente Calderón los 5, 500 millones de pesos que con anterioridad ya le habían prometido al gobernador sudcaliforniano como un apoyo extra, debido, quizá, a las inigualables simpatías que nuestro gobernador ha despertado tanto en nuestro presidente como en el secretario Blake.

La dificultad técnica consistió en que a la hora de recibir el dinero, nuestros funcionarios no iban realmente preparados, y como el dinero era de baja denominación, se necesitaban 5,500 bolsas de lona gruesa para acomodar los 5, 500 millones de pesos. Como nuestro gobernador ocupaba el dinero con urgencia, dando muestras de verdadera proactividad, la comitiva trató de encontrar solución al problema buscando costales aunque fueran de otro material, distinto a la lona, así que Joel Ávila se dirigió a la Merced a buscar costales de cebolla y papa; José Antonio Ramírez al mercado de San Cosme; el Cuco Covarrubias hasta el mercado de Abastos... pero todo fue inútil, no hubo tiempo para completar los 5, 500 sacos.

De cualquier manera, para nuestra tranquilidad, nos informan que a esta hora de la noche ya han conseguido 3, 750 costales, y en Tepito, siempre comprometidos con la calidad total, hicieron el compromiso de entregarles los 1750 restantes antes de las 6 de la mañana.

Para nuestra fortuna, el pequeño imprevisto ya fue resuelto. Muy posiblemente mañana en la tarde terminen de empacar todo el dinero , y a más tardar el sábado ya tendremos aquí a nuestros funcionarios. Deseémosles suerte, pues la merecen. La disposición y el ingenio de nuestros funcionarios para resolver problemas complicados sorprendió a propios y extraños.

Finalmente, se les informa que Salvador Salgado, vocero del gobierno del Estado, convocó a todos los sudcalifornianos de buena voluntad, a que el sábado, a partir de las 5: 30 de la tarde, se presenten en el hangar del gobierno para descargar los 5, 500 costales de dinero, y se les suplica tengan mucha discreción, así como sumo cuidado para que por error no vayan a llevarse algún costal a su casa. Se agradece anticipadamente su apoyo solidario.

!Baja California Sur, contigo!

domingo, 28 de agosto de 2011

La nueva dirigencia perredista: ¿últimos sepultureros del PRD?

Creo que si el PRD se hubiera propuesto conscientemente elegir como su presidente a la persona que más dificultades tendría para cumplir con acierto su inmensa responsabilidad política y electoral, no hubiera tenido más tino que el que mostró al elegir a Rosa Delia Cota Montaño.

El 6 de febrero de 2011 los perredistas sudcalifornianos sufrieron la más colosal de las derrotas electorales, la que, por las dimensiones de las posiciones perdidas, no tiene referencia en ningún partido político derrotado en BCS. Perdieron, el PRD y sus aliados, la gubernatura, tres presidencias municipales y trece diputaciones locales.

La derrota electoral del PRD fue precedida de un gigantesco desprestigio de sus gobiernos, los cuales, según la percepción ciudadana, estuvieron involucrados en el manejo irregular de los recursos públicos, en la deficiente administración de programas de desarrollo, en el nepotismo y en el uso de los bienes públicos en favor de intereses personales, familiares y de grupo.

Revertir la desventajosa percepción que hoy tiene la ciudadanía de los políticos del PRD, llevará muchos años de perseverancia, de esfuerzo honrado, de reconocimiento de los errores cometidos, y de exigencia, incluso, de que los gobernantes que estuvieron involucrados en prácticas públicas deleznables sean castigados.

La habilidad y credibilidad que las personalidades del PRD tengan para sacar adelante estas tareas, serán las que marquen la suerte de la izquierda sudcaliforniana por lustros. ¿Los nuevos dirigentes perredistas, con Rosa Delia Cota Montaño a la cabeza, irán a estar a la altura de estas circunstancias, o no irán a ser más que los últimos sepultureros del PRD?


Mucho más allá de las apreciaciones personales que se puedan tener sobre las virtudes políticas o los atributos administrativos que individualmente posea la ex alcaldesa, el hecho es que la realidad electoral que ella tendrá que enfrentar, a partir de ahora, le es extraordinariamente adversa.

Para nadie es desconocido que fue en la Capital del Estado, cuna del triunfo perredista de 1999, donde el PRD sufrió el 6 de febrero pasado su más desastrosa derrota, precisamente en el municipio que en ese trienio fue gobernado por la ahora recién convertida en Presidenta.



lunes, 15 de agosto de 2011

Las trabajadoras de Comondú no se han rendido

Las trabajadoras del Municipio de Comondú que hoy de nuevo están en plantón en la explanada del Palacio de Gobierno sólo desean tener asegurado su derecho al empleo que han desempeñado o están desempeñando desde hace sexenios en el Ayuntamiento de Comondú.

A fines del gobierno de Javier Gallo Reyna, 76 trabajadoras y trabajadores fueron notificados de que el edil saliente les estaba concediendo las bases en su trabajo, mismas que fueron desconocidas por el Presidente Municipal entrante, Marcos Covarrubias Villaseñor, y razón por la cual, desde entonces, han luchado por que les sea reconocido su derecho legítimo a contar con un trabajo seguro. Algunas de las trabajadoras en lucha tienen hoy más de dos sexenios, y hasta quince años, alguna, trabajando sin que hasta la fecha se les reconozca su definitividad laboral.

Mucho más allá de las razones políticas que haya podido tener Gallo Reyna para basificar a los 76 trabajadores, la negativa de Marcos Covarrubias para aceptar la resolución de su antecesor, así como los reiterados desaires que de su parte han recibido desde entonces sus ex colaboradoras, no son sino muestras de una conducta caprichosa, inconcebible en un personaje que ha desempeñado, y desempeña, responsabilidades de muy alto nivel que la sociedad ha puesto en sus manos para velar por el bienestar de sus ciudadanos, no para usar el poder - que da el ejercicio de los puestos públicos- en la comisión de revanchas políticas contra sus adversarios, cometiendo atropellos, como este es el caso, contra los derechos de terceros; atropellos más denigrantes aún, por cuanto laceran a miembros de grupos sociales que por su vulnerabilidad debieran ocupar el primer lugar en las listas de su atención prioritaria.

De los 76 trabajadores a los que se había basificado, Marcos Covarrubias liquidó, sin indemnización, a 25, según informan las trabajadoras en plantón, y el resto continuó trabajando sin que hasta hoy, más de 6 años después del inicio del conflicto, hayan logrado una sola plaza para alguno de los involucrados. Como era de esperarse, los trabajadores que fueron despedidos injustificadamente, iniciaron un proceso legal exigiendo su reinstalación, mientras el resto, los que continuaron trabajando, pedían, y piden, que se les reconozca la definitividad en su empleo.

Los trienios de Marcos Covarrubias y de Joel Villegas fueron para ellos de luchas legales que no cesaron, y que no rindieron frutos en las instituciones de arbitraje laboral que trabajaban entonces al mando de Narciso Agúndez Montaño, y hoy, de Marcos Covarrubias Villaseñor.

A principios de 2011, en plena campaña electoral por la gubernatura del Estado, una decena de trabajadoras decidió realizar un plantón en la explanada de Palacio de Gobierno. Ni siquiera con esta medida de presión política ejercida por tres meses en pleno proceso electoral y un poco después, pudieron alcanzar el más mínimo avance. El triunfo de Marcos Covarrubias en el proceso electoral de febrero, a su vez, tampoco les fue útil para alcanzar, por la vía de la negociación, algún acuerdo beneficioso para los afectados.

Por el contrario, aludiendo al paisanaje, quizá, los negociadores del Gobernador Electo a fines de marzo pidieron a las trabajadoras que levantaran el plantón para no ensombrecer la toma de protesta del gobernador comundeño que tendría lugar el 5 de abril. Bien haya sido por sentimentalismo, bien por convicción o por las promesas de intercesión ante las autoridades laborales para una pronta aplicación de los preceptos legales en la solución del conflicto, las trabajadoras aceptaron abandonar el plantón pensando que en cuatro meses, como se les prometió, tendrían visos claros de una pronta solución. Después de los cuatro meses, no han avanzado en un sólo punto de lo acordado.

Las trabajadoras de Comondú de nuevo están en plantón en la explanada de Palacio de Gobierno. Hoy están representadas por Elizabeth Yee, Elisabeth Arce, María del Pilar Espinoza y Adriana Moyrón.

De nuevo nos preguntamos cuál será la actitud que hoy tomará Covarrubias Villaseñor en este conflicto que él mismo creó desde abril de 2005 cuando asumió el poder como Presidente Municipal de Comondú y desconoció las bases laborales otorgadas por su antecesor. De nuevo nos preguntamos si los discursos que pronunció en campaña, que pedían el voto con humildad y hacían referencia a la amistad, a la sinceridad sudcaliforniana y al compromiso con los más necesitados, servirán de base en esta ocasión para beneficiar a este sector de paisanas suyas que han dado muestras sobradas de entendimiento, de disposición al diálogo y de respeto a los acuerdos, y que, sobre todo, son personas honestas que en este momento necesitan como nadie ser apoyadas por su gobernante.

Los discursos pronunciados en los días recientes por el C. Gobernador respecto a la necesidad de crear e impulsar los valores que, desde su punto vista, deben nacer y fortalecerse en el seno de las familias bien avenidas, podrían ser catalogados como demagogia pura si hoy Marcos Covarrubias se olvida de estos jefes y jefas de familia que necesitan tener la seguridad de su trabajo, única fuente digna de provisión de los recursos necesarios para una existencia honesta.

miércoles, 20 de julio de 2011

¿Quién gobierna realmente en BCS?

Si en algún momento el olfato político de Marcos Covarrubias pareció tener cierta agudeza fue cuando decidió, sin titubeos, abandonar las filas del PRD para evitar que su candidatura a gobernador fuera desestimada por la ciudadanía si era percibida como una imposición de Narciso Agúndez. Tal decisión se entiende si se recuerda que en octubre, cuando Covarrubias dimitió del PRD, NAM luchaba infructuosamente por mantener a flote un gobierno cuyo prestigio hundía, desde la óptica ciudadana, en las cenagosas aguas de la ineficiencia y la corrupción.

Sin embargo, inmediatamente después de las elecciones del 6 de febrero empezó a propagarse la creencia popular de que entre el candidato panista y Agúndez Montaño había tenido lugar un acuerdo electoral promovido, o que contó, al menos, con la venia del presidente de la República y la dirigencia nacional del PRD.

Y fue precisamente el discurso de Marcos Covarrubias, como gobernador electo, el que propició, alentó o profundizó la sospecha de que entre los altos mandos del perredismo y el panismo hubo un acuerdo para que la transición del gobierno en BCS fuera a favor de Acción Nacional por intermediación de un candidato prestado por el PRD. En efecto, Covarrubias Villaseñor, después de haber finalizado su campaña electoral con un lenguaje cada vez más crítico contra los gobiernos corruptos, empezó, ya como candidato triunfante, a utilizar un desconcertante discurso que reiteradamente llamaba a la conciliación entre los militantes de los partidos adversarios.

Pero parecía tratarse no sólo del discurso de un candidato ganador que buscaba restañar las heridas en la militancia del partido derrotado electoralmente, sino, más bien, de una estrategia integral que procuraba prolongar hasta el proceso electoral nacional, el de julio de 2012, la alianza entre esos dos partidos con ideologías políticas radicalmente distintas.

Dando seguimiento, quizá, a aquella estrategia de mediano plazo, Covarrubias nombró en los puestos más relevantes de su administración a funcionarios que tuvieron responsabilidades de muy alto nivel en el gobierno de Narciso Agúndez, y quienes, seguramente con la complacencia de éste, habían apoyado abiertamente la candidatura de Covarrubias. Hoy, no hay actores políticos del PRD que desmientan la conducta de NAM -durante el proceso electoral- de no reconvenir a sus funcionarios a causa del abierto apoyo que daban al candidato panista, ya no digamos por ser formalmente perredistas, sino por ser empleados públicos de primer nivel en ejercicio de sus funciones.

El caso más representativo y grotesco es el del ex tesorero de Agúndez. Si hay algún funcionario de NAM cuyo nombre pareciera ser emblema del oportunismo y la corrupción agundista, ése es José Antonio Ramírez Gómez, de quien, cada vez con más insistencia, se dice que es el hombre que verdaderamente manda en el gobierno de BCS, desde la oficina de la Secretaría de Finanzas.

A poco más de 100 días, la permanencia de Ramírez Gómez en el gobierno del “cambio” se ha convertido en un lastre cuyo peso provoca ya, desde ahora, evidentes signos de fatiga prematura y desencanto ciudadano en la administración covarrubista.

Analistas políticos de todo signo, incluso algunos de quienes frecuentemente rondan los pasillos de la Secretaría de Finanzas, se preguntan qué deuda podrá tener Marcos Covarrubias con el tijuanense Ramírez Gómez para que lo sostenga en esa importante responsabilidad a sabiendas del desprestigio que le significa.

Hay quienes suponen que la demanda penal interpuesta contra Narciso Agúndez por el titular de un área menor del gobierno estatal, no es sino un distractor para evitar que las miradas públicas continúen dirigiéndose hacia ese hombre que mandó construir en su oficina una salida trasera que lleva exactamente a la esquina de las calles Allende e Isabel la Católica, y de quien se dice es propietario de un avión que lo transporta ocasionalmente a su residencia en San Diego, California.

Ni siquiera los habituales adversarios políticos del PAN podemos negar que la candidatura de Marcos Covarrubias creó grandes expectativas ciudadanas por un cambio verdadero en la forma de conducir los asuntos públicos en BCS. Pero, también, ni siquiera los más entusiastas partidarios de la candidatura de Marcos se atreven a sostener públicamente que las acciones del nuevo gobierno satisfacen las expectativas que había generado.

Lo más triste de estas circunstancias es que ni los mismos panistas pudieron festejar un triunfo auténtico, pues tan solo un día después de las elecciones empezó a divulgarse como reguero de pólvora la versión del acuerdo tras bambalinas entre los más altos jerarcas del PAN y del PRD. Igualmente triste es el hecho de que los perredistas, a partir de la percepción del acuerdo entre los dos partidos, se mantengan en silencio, sin atreverse a postrarse en público frente al gobierno panista, pero sin atreverse, tampoco, a enfrentarlo o criticarlo como la lógica política pareciera exigir de un partido opositor.

Y lo verdaderamente lamentable es que el conjunto de los sudcalifornianos no podamos identificar qué tipo de gobierno tenemos o, más grave aún, que no podamos saber con certeza, a 100 días de la toma de protesta, quién gobierna realmente en Baja California Sur.

domingo, 19 de junio de 2011

En el PRD de BCS, los Agúndez pueden más

El grupo político Los Cabos sigue siendo el que puede más dentro de las filas del perredismo sudcaliforniano. Después de dos años de no reunirse, el Comité Político del PRD sesionó y en él se mostró nuevamente, para beneplácito de Adrian Chávez y Jesús Zambrano, que en política el que manda a más es el que puede más.O más coloquialmente: el que paga, manda. Y el grupo Los Cabos manda a casi tres mil empleados en su municipio. ¿Quién puede competirle?

Los Agúndez podrán darse el lujo de predominar tanto en el Partido Verde, como en el PRD.

Si hubo quienes creían que en la reunión del Comité Político se expulsaría del PRD a Narciso y a quienes lo han acompañado en sus reuniones con el PVEM, se equivocaron. El punto ni siquiera estuvo en el orden del día, e, incluso, las alusiones a él se evitaron, hasta donde se pudo, fundamentalmente, parece, debido a que Antonio Agúndez dijo a Jesús Zambrano que él permanecería en las filas del perredismo.

El que el edil cabeño declare que permanecerá en las filas del PRD, no es sino una muestra de que su grupo ha decidido emplear una política realmente agresiva en lo que se refiere al extenso espectro político que desean mantener bajo su dominio. El control de ambos partidos dará a Narciso mayores posibilidades de maniobra y negociación para la obtención de una candidatura federal en 2012, y, con ella, el preciadísimo fuero, el que nunca se sabe cuando se necesite.

La extrema debilidad a la que Agúndez llevó al PRD, le da, contradictoriamente, la posibilidad de seguir controlándolo bajo la dirección de su hermano Antonio y de la operación de Adrián Chávez Ruiz.

Personalmente no creo que Rosa Delia Cota y René Núñez no tengan alguna afinidad con el grupo cabeño, no solo por su innegable origen sureño sino, más bien, por el reconocido papel, como coordinadora real de la campaña de Agúndez, que la primera jugó en 2005, y por el origen político de Núñez Cosío, así como por su desempeño como responsable general del perredismo en el proceso electoral de 2011, a favor, finalmente, de Luis Armando Díaz. Aunque debo decir, también, que no tengo ningún dato que me haga suponer que busquen acercamientos al PRI o al PVEM, como ahora los promueve NAM.

Por otra parte, Víctor Castro Cosío y Omar Castro Cota, prominentes aliados recientes de Narciso Agúndez, y dirigentes reales de la Red 7 de Febrero, no han manifestado su posición política después de que NAM hizo pública su relación con el PVEM, así que es muy difícil saber cuál será el papel que ellos desempeñarán en la estrategia de Agúndez al interior del PRD. Es sintomático que la corriente encabezada por ellos, en este pleno no haya dado muestras de cual vaya a ser de ahora en adelante su orientación política.

El único grupo perredista, conformado como tal, que actualmente se ha manifestado expresamente como opositor a la actual estrategia de Narciso por mantener el control del PRD, es el grupo IDN, liderado en BCS por Ricardo Gerardo Higuera.

Con esta descripción de los grupos mayoritarios que hasta hace poco conformaban el PRD, es fácil entender que la reunión del Comité Político que tuvo lugar este sábado haya sido dominada visiblemente por los agundistas comandados por Adrián Chávez Y Jesús Zambrano.

No es extraño entonces que la resolución política que este sábado se discutió en el Comité sea un verdadero galimatías, un análisis sin pies ni cabeza, que pareciera, más bien, que tratara de ocultar las verdaderas causas y reponsables de la debacle electoral del 6 de febrero, antes que encontrarlos. El documento hace un extenso listado con elementos "multifactoriales" que Adrián Chavez considera fundamentales para comprender la derrota perredista. Y de la misma manera en que las causas fundamentales de la derrota no son para Chavez las prácticas de gobierno ni las estrategias del partido, así,los responsables principales no fueron, tampoco, ni Agúndez, el mismo Adrián Chávez ni Jesús Ortega, sino un inmenso ejército al que por sus dimensiones, afortunadamente, a cada inculpado, no le toca, o no nos toca, más que una minúscula parte de responsabilidad.

Según el documento de Adrián Chávez, complementado con una exposición de cerca de 40 minutos, los responsables fuimos casi todos los perredistas de esta vida: Leonel y sus mitotes, Narciso y sus omisiones, AMLO y su silencio, Marcelo Ebrard y su ausencia, las otras figuras perredistas nacionales y sus ocupaciones, la dirigencia nacional y su falta de apoyo financiero, las dirigencias estatales y su complacencia con Narciso, los diputados locales y su falta de entrega a los principios perredistas, los militantes y su postura acrítica, el PRI y su dinero, Peña Nieto y su copete, Marcos y su traición y muchos, muchos etcéteras más. La resolución presentada es un documento verdaderamente encantador. Y todavía se pidió a los asistentes que si se acordaban de otros culpables y otras causas, el miércoles podrían aún incorporarse al documento, en una reunión a la que se convocaría con este propósito exprofeso.

El documento presentado a discusión, sin embargo, sí manifiesta una claridad extraordinaria al declarar sin ambages de ninguna naturaleza, que "El PRI debe ser visto como el principal adversario del PRD". Ésta no es una aseveración trivial. Sobre todo si se considera que a nivel nacional está gobernando actualmente Acción Nacional con una política que grandes sectores de la población la acusan de criminal; si a nivel estatal está gobernando el mismo partido, y si en BCS se ha extendido la percepción de que Narciso Agúndez y el PRD acordaron con Calderón y la jerarquía panista la transición sudcaliforniana a favor del PAN con Marcos Covarrubias a la cabeza.

lunes, 6 de junio de 2011

La torta que el Marquitos traía bajo el brazo

Casi al fin de la campaña electoral reciente, nació el Marquitos, varón primogénito de Marcos Covarrubias Villaseñor. Según éste, su hijo traía una gran torta bajo el brazo. Así lo decía, con orgullo y satisfacción, en los actos electorales multitudinarios, dando a entender con ello que su hijo le traería suerte en los resultados electorales del 6 de febrero. Y así fue. Marcos Covarrubias ganó la elección con un margen muy considerable. Hoy puede decirse que efectivamente el Marquitos traía una torta bajo el brazo, para él y su familia. Para los trabajadores más pobres del gobierno del Estado, solo trajo desempleo, desilusión y desesperanza.

Si en la contienda electoral pasada hubo una campaña que usó indiscriminadamente imágenes impregnadas con fuertes dosis de sentimentalismo, esa fue la de Marcos Covarrubias Villaseñor. No hubo un solo día en que esos efluvios discursivos, aparentemente provenientes de una naturaleza humana excepcional, no vibraran en las plazas públicas y ablandaran hasta los corazones más reacios a creer en las promesas de campaña de políticos y de políticas.

No recuerdo que en BCS se hayan usado tan intensamente figuras retóricas que intentaran tocar las fibras más sensibles de los rudos sudcalifornianos, como la del hermano fallecido, casi leyenda; la del hijo por nacer, promesa sagrada, y la del inmigrante agradecido, redentor de los residentes centenarios.

El incesante uso en campaña de figuras como las del nacimiento, la muerte y la inmigración, me provocaban sospecha. Y un sordo malestar se apoderó de mí a lo largo de la contienda. Un malestar tanto más ingrato, cuánto más difícil me resultaba explicarlo.

¿Cómo poner en entredicho lo que parecía ser el juramento de buscar el bienestar de los sudcalifornianos en nombre de lo más sagrado?

Pero los discursos dichos “con el corazón en la mano” y los afectos reiterados “de todo corazón”, acabaron justo con la conclusión del proceso electoral.

Hoy, los empleados más pobres de la burocracia, los de más bajos ingresos, lo que no pertenecen a ninguna organización gremial, los que no tienen padrinos que los recomienden o protejan, siguen siendo agredidos, hostigados, despedidos.

Los procedimientos más viles están siendo utilizados para lograr que cientos de empleados dejen de formar parte de la plantilla laboral del gobierno del Estado. La primer parte de la estrategia que los funcionarios de más altos ingresos han ideado para abaratar el despido de los trabajadores, es quitarles todo tipo de compensaciones y prestaciones, para que obligados por el raquítico ingreso que les quede, renuncien.

Pero si aún con un salario disminuido no renuncian, tiene lugar, entonces, la segunda parte del plan que consiste en tratarlos como a bultos. Una vez que la materia de trabajo ha sido aprendida por los nuevos empleados, a los candidatos a ser despedidos le son retirados los muebles, el equipo, los implementos de trabajo, hasta dejarlos vergonzosamente en la más absoluta inactividad, para orillarlos así, si es posible, al abandono del empleo.

Pero cuando ni la disminución del ingreso ni el trato humillante hace que los trabajadores renuncien, los nuevos gobernantes, tal vez con el corazón compungido, tal vez sin ningún dolor, simplemente los despiden. La torta que el Marquitos traía bajo el brazo, no era para compartirla con ellos.

Y mientras tanto, los muy altos funcionarios del antiguo régimen, aquellos que más sevéramente fueron criticados por corruptos, displicentes o ineficientes, continúan en los mismos puestos, en otros de más alto nivel o, al menos, en uno de igual jerarquía o similar ingreso.

Según vemos, para ellos sí, el Marquitos ha traído, como textualmente dijo el Gran Marcos en su inicio de campaña, “una pinche tortota, bajo el brazo”.

jueves, 26 de mayo de 2011

Transparencia gubernamental y certeza de quiebra financiera

En la primera plana de El Sudcaliforniano y de El Peninsular de hoy, 17 de octubre de 2011, se publica una nota que informa que el gobierno de BCS ocupa, en transparencia, el décimo lugar a nivel nacional. Sin que nosotros podamos asegurar en que posición estamos realmente, sí debemos decir que José Antonio Ramírez Gómez, Secretario de Finanzas del Gobierno de BCS, tiene cierta razón cuando declara que la transparencia en la situación financiera del gobierno de BCS ha mejorado.

Efectivamente, hoy tenemos a nuestro alcance los estados financieros básicos de la administración estatal, actualizados hasta el 31 de diciembre de 2010, es decir, hasta fines del gobierno de Narciso Agúndez. Aún cuando hasta hoy los "nuevos" funcionarios mantienen en secreto la información financiera de el actual gobierno, sabemos, por los datos de hasta 2010, que sus finanzas están en quiebra. Somos un Estado prístinamente quebrado.

Si nuestros diputados mostraran sólo un poquito de responsabilidad y gallardía, al amparo de esa documentación que hoy aparece en el portal del gobierno del Estado, pedirían el cese inmediato del Secretario de Finanzas y ordenarían que se iniciara una investigación. Están facultados para ello. Tienen el órgano de fiscalización, que por sí mismo, o contratando los profesionales necesarios, puede realizar la auditoría pertinente.

A partir de la información contenida en los documentos financieros oficiales que hoy son públicos, tenemos la certeza de que hay razones fundadas para exigir la destitución inmediata de José Antonio Ramírez Gómez y el inicio de una investigación a su desempeño como responsable del manejo de las arcas de los sudcalifornianos.

Porque hoy tenemos acceso a esos documentos, sabemos que por primera vez en los 36 años de existencia de BCS como estado libre y soberano, por primera vez, repito, las finanzas públicas están quebradas.

En el balance de diciembre de 2010, por ejemplo, se puede apreciar que la quiebra financiera del gobierno rebasa los 256 millones de pesos (diferencia entre activos totales y pasivos totales). Pero la quiebra realmente es mayor todavía, pues en ese balance no se incluye una deuda a largo plazo por 941 millones de pesos, administrada por dos fideicomisos, según informa la SHCP. Así, tenemos que el quebrantamiento real, al 31 de diciembre de 2010, fue superior a los 1,197 millones de pesos.

El tamaño del desastre financiero del gobierno lo inferimos a partir de una más abundante información con la que afortunadamente hoy contamos, y de cuya permanencia en el portal del gobierno estatal ,debo reconocerlo con pena, dudo. Debido a que esos documentos son, para quienes no estábamos acostumbrados a tener acceso a ellos, una verdadera joya en el análisis financiero, mi inveterada suspicacia me hace temer que en cualquier momento puedan ser retirados de nuestro alcance, sobre todo si se vuelve evidente que los sudcalifornianos podemos utilizar la información oficial que en ellos se ofrece, para mostrar manejos administrativos irregulares.

Sólo como una pequeña muestra, les ofrezco el link con el balance al 31 de diciembre de 2010, que da fe del quebrantamiento patrimonial por más de 256 millones de pesos (diferencia entre el total de activos y total de pasivos).

miércoles, 25 de mayo de 2011

Los diputados piden el cese de Alicia Uribe: ¿el de José Antonio Ramírez, cuándo?

Los diputados pidieron ayer, por unanimidad, la destitución de la titular del Instituto Sudcaliforniano de Atención a Personas con Discapacidad. La razón para pedir la destitución de Alicia Uribe es que no cuenta con ninguna discapacidad. Si la Ley lo exige, que así sea. Si la destitución tiene lugar, como parece ser que sucederá, la medida no será en desdoro de la persona destituída. En todo caso, se estará corrigiendo un error que de origen fue cometido por el titular del Ejecutivo cuando otorgó el nombramiento.

En contraparte, la actitud que los diputados muestren respecto de José Antonio Ramirez Gómez, pudiera significar deshonra en su investidura si continúan mostrándose omisos en ese caso conocido ámpliamente debido a las irregularidades reiteradas que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha detectado en el manejo de los recursos federales, particularmente de la SEP, de Salud y del ISIFE, en 2009. ¿Hay alguien que no sepa que el crecimiento inusitado de irregularidades conicide con el arribo del personaje en cuestión a la Secretaría de Finanzas?

Una actitud de fingido desconocimiento del caso Ramírez Gómez, sería un baldón para la actual legislatura. ¿Quién no sabe que José Antonio Ramírez fue acusado públicamente, durante el proceso electoral, por los mismos dirigentes de la coalición gobernante, de haber estado apoyando la candidatura de Marcos Covarrubias?

¿Que necesidad hay de que la suspicacia generada desde entonces siga creciendo innecesariamente? ¿Que necesidad hay de que las instituciones sean manchadas de esta manera, involucrando ahora hasta al mismo Ejecutivo, por omisión, como partícipe beneficiario de aquellas irregularidades que, al menos, debieran ser inmediatamente investigadas y esclarecidas?

No encuentro ninguna razón para que los diputados no voten inmediatamente un punto de acuerdo en el que se pida al Titular del Ejecutvo el inmediato cese del Tesorero del Estado, para que sea llevada a cabo una investigación profesional, honesta, justa y transparente.

No creo que los diputados desconozcan qué clase de institución es la Auditoría Superior de la Federación. No creo que permanezcan pasivos conociendo los dictámenes que la ASF ha emitido desde 2007 y la forma tan exagerada en que las irregularidades detectadas se han incrementado desde el arribo de Ramírez Gómez a la Secretaría del ramo. Tan sólo en los fondos de SEP, las irregularidades detectadas en 2007 fueron por 330 millones de pesos; y en 2008, por más de 790 millones, mientras que en 2009, rebasaron ya los 1, 168 millones.

¿Que esperan nuestros diputados?

martes, 24 de mayo de 2011

Una percepción distinta del gobierno

A continuación transcribimos una nota con las tribulaciones de Julio López Robles respecto a su necesario cambio de perspectiva sobre las acciones del nuevo gobierno:

Por recomendaciones de personas a las que aprecio mucho, he decidido cambiar el enfoque con que veo algunos aspectos de la vida. He decidido, por ejemplo, cambiar la perspectiva con la que escudriño la actividad política. Resultado de estas modificaciones de óptica, es la visión afortunada que hoy tengo de la extraña relación que Marcos Covarrubias teje con el tijuanense José Antonio Ramírez Gómez.

Hasta hace poco tiempo me indignaba que el gobernador puro valle, que había prometido un cambio profundo en campaña, hubiera ratificado en la Secretaría de Finanzas al ex Tesorero de Agúndez, de quien se dice que tiene la dicha de poseer su propio avión, una casa que semanalmente visita en San Diego y una parentela de rancio abolengo, que incluye lo mismo al cardenal Aguirre Rivero que a Eduardo Sojos y al Secretario de la Reforma Agraria (éste último, según el Vocero del Pueblo).

Pero no era, precisamente, el pedigrí del cuidador de las arcas estatales lo que me inquietaba. Era el papel que el tijuanense había jugado en las finanzas del gobierno de Narciso Agúndez.

Pero como mi ex esposa, mi psicólogo y dos amigos míos a los que antes ayudaba economicamente con una mesada, me han recomendado que me enfoque a ver las cosas positivamente, y no como hasta hoy en la mañana hacía, criticando cuanta cosa no me parecía de la administración pública, de los partidos, del gobierno y de los políticos, ahora tengo una opinión muy diferente del valle-dominguino y del tijuanense.

Antes no toleraba pensar en que la deuda pública, que se había mantenido muy estable por 30 años, se hubiera multiplicado por cinco en los últimos dos años y medio del anterior gobierno, periodo en que Ramírez Gómez estuvo a cargo de la Secretaría de Finanzas. Hoy, me contento de pensar positivamente y valorar el hecho de que nuestro Estado fue el que porcentualmente más se endeudó de 2008 a 2010. ¡Fuimos campeones! ¡Por primera vez batíamos un record! Aunque fuera de endeudamiento, no era para llorar, ¡había que festejarlo!

Hace unas cuantas semanas se hicieron públicos los estados financieros del gobierno del Estado, actualizados hasta el 31 de diciembre de 2010. Me enfureció encontrar en el último balance, los datos indubitables que muestran que nuestro Estado, financieramente, está quebrado. Hoy, con mi nuevo enfoque, me regocijo al pensar que nuestra administración pública ya llegó a la modernidad; por primera vez en 36 años podemos usar un lenguaje propio de la iniciativa privada y decir que nuestro gobierno, también como algunas empresas de la iniciativa privada, está quebrado. ¡Qué bien que el gobierno se administre con los criterios de calidad total como el empresariado! ¡Que bien que la Secretaría de Finanzas se haya certificado según las normas del ISO!

Hoy puedo regocijarme de que Ramírez Gómez sea el Tesorero de Covarrubias. Me agrada pensar que no fue la complicidad en manoseos financieros lo que llevó a nuestro sonriente gobernador a ratificarlo en Finanzas, sino el agradecimiento por el servicio prestado por el tijuanense para que él ganara las elecciones. Así es. El desastroso papel jugado por el Tesorero de Agúndez desprestigió de tal forma al anterior gobierno que con ello aseguró el triunfo el valle-dominguino. Pensado así, la ratificación en Finanzas no es sino un acto que muestra que nuestro gobernador es un hombre verdaderamente agradecido.

lunes, 23 de mayo de 2011

Los uniformes escolares, la honradez y la transparencia

El gobierno del Estado de Baja California Sur anuncia hoy en casi todos los diarios locales que el año escolar 2011-2012 serán entregados casi 74 mil uniformes a los niños de las escuelas primarias de todos los municipios. Indudablemente que es una medida que debe reconocérsele a la administración gubernamental en estos tiempos de fuerte crisis económica que golpea a casi todos los sectores de la población.

Sería un verdadero despropósito poner en tela de duda la pertinencia de esta política solidaria que si bien no resuelve problemas de fondo en la economía familiar, al menos si mitiga las preocupaciones más fuertes de los padres de familia al inicio del ciclo escolar.

Pero la justeza de la medida no debe servir, bajo ninguna circunstancia, para que los montos que en ella se inviertan justifiquen tropelías financieras, como las que la misma Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró en el manejo de los fondos federales de la SEP en al menos los últimos tres años auditados.

En efecto, las irregularidades que la ASF encontró en la administración de los fondos para educación básica y normal de BCS en 2007, 2008 y 2009, sumadas, rebasan los 2,280 millones de pesos. Sólo en el último año auditado, las irregularidades de las que informó la ASF, sobrepasaron los 1,168 millones. Es una cifra a todas luces escandalosa. Ningún gobierno que se precie de honrado debiera permitir que las irregularidades pasadas, que no han sido solventadas con criterios técnicos apropiados, continúen buscando solución en las componendas políticas y electorales.

Un gobierno que empieza una política pública plausible, mal haría en dejarla a merced de la suspicacia que siempre acompaña a los procedimientos poco transparentes, como los que desafortunadamente fueron frecuentes en la administración anterior, en la que, para mala suerte de todos, la principal responsabilidad del correcto manejo financiero recaía en José Antonio Ramírez Gómez, cuya ratificación en el mismo puesto vuelve vulnerable la imagen de honradez de este gobierno en general, y la de esta política de los uniformes escolares, en particular.

No encuentro ninguna razón para que, después de los hallazgos de la ASF de múltiples deficiencias en la administración de los recursos federales, continúe José Antonio Ramírez Gómez a cargo de las arcas estatales. Sólo por mencionar algunas de las irregularidades de las que la ASF informó a la Cámara de Diputados del ejercicio 2009, hago referencia a los 1, 168 millones en la SEP; a los 595 millones en salud y a los más de 19 millones en el Instituto Sudcaliforniano de Infraestructura Física Educativa (ISIFE).

miércoles, 18 de mayo de 2011

José Antonio Ramírez Gómez: de indiciado a verdugo

Los actuales gobernantes decían en campaña, que con el corazón en la mano pedían el voto a los ciudadanos de Baja California Sur para alcanzar el verdadero cambio de gobierno que era tan necesario en nuestra entidad. Repetían, una y otra vez, que de todo corazón acudían a la buena voluntad de los sudcalifornianos para pedirles el voto a favor de un gobierno comprometido con las nobles familias de esta tierra que tan generosamente los había recibido y adoptado.

¿Cómo no iban a ser creídas esas palabras que parecían venir de un corazón desgarrado por las penurias de otras tierras que aquí fueron aliviadas?

En vibrantes discursos de campaña, aseguraban que nada había más importante para ellos que resarcir a los bajacalifornianos del sur de lo que la frivolidad del gobierno de Narciso Agúndez les había vedado. Nada hay más importante, insistían, que la fraternidad, reconciliación y unidad de las familias sudcalifornianas. Y junto a los discursos, se desplegaban interminables gráficas de una amorosa familia bien avenida.

¿Quién podría haber sido suficientemente suspicaz como para haber encontrado en aquellas imágenes una actitud de fingimiento premeditado?

Junto a los llamados a la reconciliación, los candidatos de entonces, clamaban, sin embargo, que la unidad de ninguna manera significaría impunidad para los que habían medrado la administración pública, para los que se habían enriquecido al amparo del poder y para quienes eran los responsables del quebrantamiento del patrimonio de todos los sudcalifornianos.

En estas circunstancias, decenas de miles de ciudadanos que, incluso, más de una vez habían votado por el PRD, decidieron dar su confianza a un candidato que reiteradamente decía hablar con la sinceridad y gallardía propias de los sudcalifornianos.

Pero, como frecuentemente sucede, lo que es cierto en campaña, no siempre lo es siendo gobierno.

Si existe una figura política en la vida sudcaliforniana que es emblemática por ser percibida por la ciudadanía como la fiel representación de la corrupción agundista , esa figura es la del tijuanense José Antonio Ramírez Gómez, el Tesorero de Narciso Agúndez Montaño que fue ratificado por Marcos Covarrubias como Secretario de Finanzas.

A causa de esas extrañas jugarretas de la historia, José Antonio Ramírez Gómez, quien sin ninguna duda debería ser cesado de su responsabilidad y ser sometido a investigación, juicio y, en su caso, castigado, hoy es el real verdugo de los burócratas más pobres que sin ninguna consideración en algunas áreas del gobierno están siendo hostigados con el propósito de hacerlos renunciar para que el programa de retiro voluntario ideado por el tijuanense les resulte más barato.

Pero el hostigamiento no siempre ha sido suficiente para hacer renunciar a los burócratas de más bajo nivel que necesitan tanto su trabajo. Y cuando esto sucede, el gobierno de la reconciliación familiar les retira todo tipo de compensaciones para que el trabajador no pueda siquiera subsistir con el sueldo base y, por tanto, se vea obligado a renunciar.

Esta es la verdadera historia que la gente menuda de la burocracia sudcaliforniana está viviendo día a día, mientras los gobernantes sonríen para que los medios de comunicación capten el optimismo y la simpatía que los caracteriza.

Ese es el verdadero vía crucis que padres de familia, sin padrinos, enfrentan hoy en la burocracia, mientras los gobernantes posan para los diarios y las revistas de gala que inusitadamente están inundando un nuevo mercado.

lunes, 9 de mayo de 2011

Razones por las que Marcos ratificó al Tesorero de Agúndez

1. Manejo irregular de los fondos de la SEP
Las irregularidades que la Auditoría Superior de la Federación detectó en la aplicación de los fondos federales destinados a la Secretaría de Educación Pública de Baja California Sur en 2008 y 2009, fueron por 790 millones y 1,168 millones de pesos, respectivamente. La suma de los manejos oscuros en esos dos años fue de 1,958 millones.

Omar Castro, el exsecretario de Educación, más de una vez ha dicho que el manejo de esos fondos y la rendición de cuentas corresponden a la Secretaría de Finanzas. Es decir, Castro Cota ha hecho recaer la responsabilidad de informar sobre este asunto en José Antonio Ramírez Gómez, quien se hizo cargo de las finanzas del gobierno precisamente a partir de 2008.

2. Deuda con la banca a largo plazo: 2,224 millones de pesos
Ese año, 2008, la deuda pública histórica del gobierno de BCS, acumulada en 33 años de existencia de nuestra entidad como estado libre y soberano, era de 731 millones de pesos; esto es, el gobierno había aumentado su deuda a un ritmo de poco más de 22 millones anuales, en promedio. Pero en 2009, año en que el manejo financiero ya fue responsabilidad plena de Ramírez Gómez, el crecimiento de la deuda fue de 1,284 millones. Este dato por sí mismo es evidencia de un verdaderodesastre en el manejo financiero. Pero todavía en 2010 tuvimos un incremento adicional de 209 millones, para cerrar nuestra deuda a largo plazo con la banca en 2,224 millones.

3. Deuda con Televisa a largo plazo: 360 millones de pesos
En 2009, Narciso Agúndez y José Antonio Ramírez firmaron con Televisa el compromiso del gobierno estatal de entregar al CRIT 8 millones de UDIS cada año, durante una década, lo que significará pagos que excederán los 360 millones de pesos con la empresa televisiva más grande de América Latina. Con este oneroso acuerdo,la deuda total a largo plazo alcanza un monto de 2,584 millones de pesos.

Pero los estragos financieros, que empezaron con el arribo de José Antonio Ramírez Gómez a la Secretaría de Finanzas, desafortunadamente no terminan con la deuda a largo plazo.

4. Deuda a corto plazo y deuda general: 3,347 millones
El balance general del gobierno del estado al 31 de diciembre de 2010 reporta una deuda a corto plazo por 1,989 millones 814 mil pesos, cantidad que si bien no puede ser considerada deuda pública en su totalidad, al menos los 763 millones con que es rebasado el activo circulante, deben presumirse y preverse como deuda pública general. Esos 763 millones, sumados a las cifras arriba detalladas, rebasan los 3,347 millones de pesos, el monto de lo que con un amplio margen de certeza podemos decir que es, conservadoramente, nuestra deuda general.

Veamos la misma información desde otro ángulo: en diciembre de 2008, año en que José Antonio Ramírez Gómez entró como secretario de Finanzas, la deuda pública acumulada en 33 años,según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, era sólo de 731 millones de pesos. Hoy, es de 3,347 millones. Es decir, en tan sólo dos años como responsable del manejo de los dineros públicos, José Antonio Ramírez Gómez hizo crecer la deuda en 2,616 millones.

¿Consideró estos datos duros Marcos Covarrubias para tomar la decisión de ratificar al tesorero de Narciso Agúndez en el gobierno del cambio?

5. Pérdida de patrimonio: 1,392 millones
Ustedes disculparán la aridez de los datos estadísticos que hoy ofrecemos, pero desafortunadamente no es posible en esta ocasión prescindir de ellos, si queremos entender a cabalidad la debacle financiera del gobierno de BCS durante el tiempo en que José Antonio Ramírez Gómez ha sido secretario de Finanzas.

En el balance general de la Secretaría de Finanzas al 31 de diciembre del 2008 podemos notar que el patrimonio del gobierno del Estado era de 588 millones 706 mil 595 pesos. Pero dos años después, en el balance general de 2010 podemos percatarnos de que, por primera vez en la historia de Baja California Sur, nuestro gobierno tiene un patrimonio negativo por 256 millones 781 mil 857 pesos. En buen cristiano esto quiere decir que las finanzas del gobierno del estado están quebradas oficialmente en más de 256 millones de pesos, y que el quebranto desde 2008 -año en que José Antonio Ramírez Gómez se hizo cargo de la Secretaría de Finanzas- al 2010, fue por 845 millones 488 mil 452 pesos. ¡Extraordinario!

Pero nuestro asombro no termina con esos datos, pues el último balance anual de la Secretaría de Finanzas consigna como deuda a largo plazo sólo 633 millones de pesos, sin considerar los 1,136 millones que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informa que el gobierno de BCS tiene garantizados principalmente con el impuesto sobre nómina a través de dos fideicomisos. Con esta nota de la SHCP entedemos que el verdadero monto con que el gobierno está quebrado, realmente, es de 1,392 millones de pesos. !Qué bárbaro! ¿Qué clase de gobierno desearía un secretario de Finanzas como el nuestro?

domingo, 10 de abril de 2011

Se descubre más profunda la cloaca financiera del Estado

Todavía no terminaba la semana en que Narciso Agúndez había rehusado entregar personalmente la deteriorada administración pública de su sexenio, cuando los sudcalifornianos nos enteramos de nuevas deudas que el anterior gobierno había ocultado a los ciudadanos bajo el manto encubridor del actual secretario de Finanzas, José Antonio Ramírez Gómez, ratificado en su puesto por el gobernador que obtuvo un contundente triunfo electoral el 6 de febrero clamando en su campaña que el suyo sería un gobierno contra la corrupción y la falta de transparencia.

A partir de este viernes 8 de abril la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informa en su portal de consulta abierta que la deuda a largo plazo de BCS al cierre de 2010 fue de 2 mil 224 millones de pesos, es decir, 591 millones mayor que la que se había informado en el mes de septiembre del mismo año.

Tales cifras nos indican que la administración pública de BCS aumentó su adeudo en 668 millones de pesos tan sólo en los últimos tres meses de 2010. El gobierno de Narciso Agúndez no solo contrató nueva deuda sino que lo guardó en el más cerrado secreto, mostrando un extraordinario celo en que no se hiciera público este gigantesco crecimiento del pasivo que tuvo lugar, precisamente, en el periodo más álgido de la campaña electoral.

Para que tengamos una idea de la magnitud de esta cantidad que se ocultó a los sudcalifornianos, consideremos que en los treinta años de gobierno de los cinco sexenios previos a Agúndez se habían acumulado 572 millones de pesos de deuda. Consideremos, también, que de acuerdo con la Ley de Ingresos de 2011 se prevé que el total de los ingresos propios del gobierno del Estado serán apenas de 598 millones.

Desconocemos a qué acuerdos haya podido haber llegado Marcos Covarrubias con la federación, pero lo que es seguro es que esa deuda contraída con la banca necesariamente habremos de pagarla. No hay ninguna posibilidad de evadirla, ni de que sea pagada por el gobierno federal a causa de la afinidad partidaria que ahora nuestro gobernador tiene explícitamente con el presidente de la República.

Con estos nuevos datos reveladores, sabemos que los compromisos de pago a largo plazo que nuestro gobierno tiene son mayores a los 2 mil 661 millones de pesos, considerando los 360 millones que Agúndez comprometió para el mantenimiento del CRIT cuya propiedad es de la empresa televisiva que se dice es la más rica de América latina.

Pero además, a estas cantidades habría que sumar la deuda a corto plazo, la cual seguramente es mayor a los mil millones de pesos, pero es imposible inferirla con exactitud porque los estados financieros de nuestro gobierno son una verdadera joya que sorprenderían a los contadores más experimentados en el maravilloso mundo de la contabilidad gubernamental.

En el Balance de diciembre de 2010 encontramos un estado financiero en cuyo apartado del patrimonio no fueron sumadas sus partes integrantes para evitar presentar la evidencia de una pérdida patrimonial reciente por más de 1 mil 396 millones de pesos y de un quebranto actualizado del gobierno del Estado por 256 millones 781 mil 856 pesos.¡Extraordinario!

Con estos resultados, José Antonio Ramírez Gómez realmente merece ser felicitado por haber conseguido que, pese a ellos, se le haya ratificado en este gobierno del cambio.

miércoles, 6 de abril de 2011

La coincidencia de Agúndez y Covarrubias: José Antonio Ramírez Gómez

El talón de Aquiles del gobierno de Narciso Agúndez fue el manejo de las finanzas públicas. A partir de 2009 fue evidente que de las arcas estatales estaban brotando las peores excrecencias de la administración gubernamental de BCS. Desafortunadamente para todos, y particularmente para José Antonio Ramírez Gómez, la generalidad de los datos financieros indican que el arribo de él a la secretaría de Finanzas coincide con un abrupto desvencijamiento de los mecanismos de control propios de una correcta administración del erario.

El 21 de octubre de 2008 Narciso Agúndez Montaño designó a José Antonio Ramírez Gómez, originario de Tijuana, como secretario de Finanzas en sustitución de Nabor García Aguirre, quien una semana antes había fallecido en un accidente aéreo a 20 kilómetros del aeropuerto de Monterrey, Nuevo Leon.

Un mes después de que asumió la titularidad de la secretaría de Finanzas, José Antonio Ramírez Gómez tenía ya negociada una solicitud de crédito revolvente del gobierno del estado por 220 millones de pesos, la cual fue aprobada por el legislativo el 27 de noviembre de 2008. La danza de los millones apenas empezaba. (Decreto 1776)

El 12 de diciembre del mismo año, a petición del ejecutivo, los legisladores aprobaron la contratación de un crédito por hasta mil 372 millones de pesos sin importarles que, apenas cuatro días antes, habían avalado la ley de ingresos en la que el secretario de Finanzas no había incluido un solo centavo por concepto de endeudamiento. (Decreto 1786)

El 26 de noviembre de 2009, el ejecutivo estatal solicitó afectar el presupuesto de egresos por 80 millones de UDIS (aproximadamente 360 millones de pesos) que deberían ser cubiertos en un plazo de 10 años y destinados al mantenimiento del CRIT, instituto propiedad de la empresa televisiva que se dice es la más rica de América latina, mientras ese mismo año presupuestaban para nuestro Centro de Rehabilitación y Educación Especial (CREE) menos de 8 millones de pesos. (Decreto 1817)

En vísperas de la navidad más reciente, fue aprobada la ley de ingresos de 2011 que incluía la adquisición de nueva deuda por 150 millones de pesos.

Los datos arriba mencionados nos informan que el tijuanense, en sus dos años y medio al frente de la secretaría de Finanzas, ha solicitado, y obtenido, autorización para afectar los egresos del gobierno del estado por 2 mil 102 millones de pesos, en tanto que los cinco sexenios previos a Narciso, en conjunto, acumularon deuda apenas por 572 millones de pesos.

Por otro lado, debe destacarse que según los informes de la organización Transparencia Mexicana, BCS ocupó en 2003 y 2005 el primer y tercer lugar, respectivamente, entre las 32 entidades federativas, en los índices de buen gobierno y corrupción más baja. En 2009 y 2010, en contraparte, según datos del Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), BCS obtuvo el último lugar en transparencia.

En estas circunstancias, el discurso de Marcos Covarrubias, posterior a su toma de protesta, no podía sino entusiasmarnos por su pronunciamiento expreso a favor de un gobierno que destierre la desatención y la corrupción; a favor de la transparencia y eficiencia para hacer buen uso de los recursos públicos y de la rendición de cuentas claras a los ciudadanos.

Sin embargo, hoy que hemos conocido la ratificación de José Antonio Ramírez Gómez como secretario de Finanzas del gobierno encabezado por Marcos Covarrubias Villaseñor, no podemos sino preguntarnos quiénes estarán a cargo de la auditoría que, de acuerdo con el discurso de toma de posesión del nuevo gobernador, se hará a la secretaría que en los dos últimos años ha sido la más señalada por falta de transparencia, y, en algunos casos, de corrupción franca. Si en general la administración de Agúndez fue percibida como corrupta, el área de finanzas fue emblemática en su liderazgo constante en esta materia.

sábado, 2 de abril de 2011

Segunda inauguración del Pabellón Cultural

La gran obra El Pabellón Cultural fue inaugurada, por segunda vez, el día último de marzo, y los festejos continuaron con exhibiciones de gala al menos hasta el viernes primero de abril. El Pabellón es una obra importante si no por su abigarrado diseño, sí por las exageradas cantidades de dinero que se han invertido y continuarán gastándose en este proyecto que no fue aprobado por el congreso del estado, que no sabemos quién lo planeó ni de quién fue la iniciativa de su construcción.

El complejo cultural —enormes y extravagantes moles de cemento— tendrá un costo total, nos informan las autoridades, de 1,500 millones de pesos y en su primera etapa, ésta que fue inaugurada nuevamente, se invirtieron aproximadamente 400 millones. ¿De dónde se obtuvieron estos fondos? El propio gobernador, en su solicitud de ampliación de presupuesto del 2009 al Congreso, informó que los recursos mayoritariamente vinieron de una partida enviada por el gobierno federal para programas de desarrollo social, y que fueron destinados a este pabellón y al par vial de San Lucas.

De la misma manera en que el pueblo sudcaliforniano fue excluido de la toma de decisión, de el diseño y la planeación del extraño recinto que comentamos, los distintos grupos artísticos y culturales sudcalifornianos fueron excluidos también de los festejos que tuvieron lugar en la repetida inauguración de ese edificio al que el escarnio popular ha bautizado como la "piñata gigante" de Los Cabos. En efecto, artistas de extraordinaria calidad satisficieron los refinados gustos de los engalanados cabeños asistentes, aunque los sudcalifornianos lamentamos que a nuestros artistas no se les haya considerado dignos de presentarnos su arte en ese evento memorable.

Nadie se opondría, por supuesto, a la construcción de un edificio que tarde o temprano podrá ser utilizado regularmente para la realización de actividades culturales. Pero a lo que sí nos opusimos fue a que en el peor año económico desde que somos un estado libre y soberano, cuando las administraciones municipales estaban hechas pedazos, el desempleo en su nivel más alto y los rancheros en una de sus peores temporadas, decidiera el gobierno del estado unilateralmente que ese recurso, en principio etiquetado para programas de desarrollo social, fuera invertido en una obra que nadie solicitó y que, para colmo, le fue adjudicada a Luis Cano, cuya cercanísima relación con el gobernador Agúndez es del conocimiento público.

Esta adjudicación ocasionó un evidente malestar en el medio de los constructores y levantó suspicacias acerca de si las bases de la licitación se habrían diseñado o no para que específicamente Luis Cano ganara el concurso. Por otra parte, la adjudicación levantó sospechas por sí misma, pues es ampliamente conocido el hecho de que en la empresa ganadora trabaja un hijo del mismo titular del Ejecutivo.

Si tomamos en consideración que no hubo ningún sector social del Municipio de Los Cabos que abanderara la demanda por aquella gigantesca inversión, cuyo proyecto general aun desconocemos los sudcalifornianos, nos preguntamos: ¿Había alguna necesidad de que la administración pública fuera expuesta a semejante sospecha?

Desde nuestro punto de vista, no. No había ninguna necesidad de dar pábulo al creciente rumor de que el gobernador estaba tratando de oxigenar la falta de liquidez que el propietario de la constructora estaba enfrentando en el gigantesco proyecto "Paraíso del Mar" que desarrollaba en el Mogote de la Bahía de La Paz. Menos aún, si recordamos que el rumor crecía junto al extendido infundio de que NAM era socio también de aquel desarrollo inmobiliario.

martes, 29 de marzo de 2011

¿Cuando me irá a llamar el gobernador electo?

La siguiente nota es una transcripción de las tribulaciones de Julio López Robles, a quien agradecemos que nos haya autorizado su publicación:

La verdad estoy muy preocupado. Faltan ocho días para el cambio de poderes y no hay ninguna señal de que el gobernador electo haya pensado en mí. Hasta dos semanas después del día de la elección yo encontraba muy natural que nadie me invitara a ninguna reunión, pues todo mundo había trabajado duro en la campaña y tenían bien merecidas dos o tres semanas de descanso. Pero terminó febrero y nadie me dijo nunca que hubiera asistido a una reunión. Empecé a creer que tal vez fuera a mi al único que no invitaban y que todos guardaban silencio. Y me angustiaba pensar que quizá le hubieran contado un mal chisme de mí al candidato. Pero yo mismo me reanimaba recordando la efusividad con que me saludaba cuando en los actos de campaña, acomodado entre las sillas más cercanas a la escalinata del presidium, casi provocaba que el entonces candidato se tropezara conmigo. Sin embargo, no me ha llamado ni me han comentado que alguien cercano a él haya preguntado por mí. Realmente estoy preocupado.

Me he hecho el encontradizo con Armando y Joel, buscando en ellos alguna señal alentadora. Me les quedo viendo directamente a los ojos, buscando el signo que espero, pero aunque su saludo es cortés, es algo distante, como si anduvieran distraídos o con un pendiente importante. Cada día que pasa estoy más intranquilo. No quiero salir de casa porque no vaya a ser que me llamen y no me encuentren. Veo televisión sin poner atención a los programas, salvo cuando veo noticieros que informan sobre las actividades del gobernador electo, casi siempre en gira de trabajo en Ciudad de México. Y entonces me vuelve el alma al cuerpo. Tal vez por eso no he sido llamado. Y pienso que él anda haciendo gestiones importantes para el estado, y entonces me quedo tranquilo. Pero el sosiego se me ahuyenta cuando leo la columna política que dice que todos los puestos se están dando ya en el Distrito Federal, que así lo hace él para no lidear con todos los que esperan ser llamados. Y de nuevo me asalta la angustia. Y luego yo mismo me reconforto y me resigno diciéndome que sólo dios sabe por qué pasan las cosas.

domingo, 27 de marzo de 2011

Narciso Agúndez se va…

… dejando tras de sí una larga cauda de agravios al pueblo sudcaliforniano, que van desde un oscuro manejo de la deuda y del erario hasta el envilecimiento de la procuración de justicia, pasando por el indigno papel que hizo jugar a los poderes Judicial y Legislativo.

En el extenso inventario de la degradación agundista ocupa un lugar destacado el descomunal crecimiento de la deuda pública a largo plazo: a partir de la marca de 572 millones de pesos en que la recibió al inicio de su administración, seis años después deja compromisos de pago superiores a 2 mil 100 millones y, además, pasivos a corto plazo que rebasan los mil millones.

Sería tedioso e innecesario repasar los injustificados gastos del gobernador Agúndez a cargo de la administración pública, pues son de sobra conocidos por los ciudadanos, quienes, con su voto de castigo a los candidatos de la coalición gobernante, demostraron estar al tanto del desenfreno administrativo que los intelectuales de la izquierda oficial aún no acaban de reconocer en su gobierno agonizante.

Pero de lo que no nos enteramos con suficiente profundidad fue de los entresijos en la relación de dominio que NAM estableció con el Poder Judicial, ayudado por un Congreso que acabó desprestigiado a causa de su abyecto sometimiento al Ejecutivo. Desconozco si alguna vez podremos desentrañar la esencia de las pugnas de intereses que los representantes de los grupos de poder libraron bajo la densa maraña legal, en el entramado más profundo de esa burocracia.

De la relación entre los poderes Ejecutivo y Judicial, los ciudadanos tuvimos sólo indicios de su truculencia. Sin embargo, nadie puede negar que el Judicial es un poder deshonrado que debe renovarse a fondo en Baja California Sur.

Desde 2008, cuando NAM no pudo imponer al magistrado presidente, se inició una campaña de desprestigio contra el Poder Judicial en su conjunto, en la que no hubo un solo medio de comunicación que no se sumara al linchamiento contra aquel poder, que ya no pudo sobreponerse a los golpes que le fueron asestados desde el Legislativo por instrucciones, sin duda, del titular del Ejecutivo.

Fue penoso e indignante ver a los diputados denunciando fallas administrativas por 3 millones de pesos en el Tribunal Superior de Justicia, mientras ellos mismos se enfangaban en el asunto de los 8 millones de pesos que no aclararon, en el bono de 900 mil pesos que se adjudicaron y en el ignominioso silencio guardado respecto a mil 372 millones de pesos de endeudamiento del Ejecutivo, que ellos autorizaron ilegalmente y del que aún no hemos sido informados oficialmente los sudcalifornianos.

Narciso Agúndez se va y deja tras de sí instituciones públicas lamentablemente deterioradas. La imagen misma del Ejecutivo no podría ser más deplorable. Recordemos el día de su quinto informe de gobierno, en el que NAM, descompuesto el rostro, y lastimado su narcisismo por los airados reclamos de unos padres afligidos por la muerte de su hijo, nos asestó, en los linderos de la insania, la grotesca señal de su absurdo poderío.

viernes, 18 de marzo de 2011

El pleno del consejo estatal del PRD será más de lo mismo

Adrián Chávez dio ayer una conferencia de prensa donde informó sobre las tareas que hoy tiene el PRD después de los resultados electorales más desastrosos que ese partido haya tenido en BCS. El 6 de febrero el PRD perdió la gubernatura, tres presidencias municipales y 13 diputaciones de mayoría, es decir, más del 80% de las posiciones que había ganado en 2008. Y las tareas que el joven presidente propone son verdaderamente intrascendentes, pues son tareas de rutina en cualquier tiempo, en todas las circunstancias y hasta en cualquier partido.

Con el propósito -supongo- de sacar al PRD de su más profunda crisis política, la máxima autoridad perredista, el consejo estatal, discutirá en su próxima reunión cinco aspectos de la vida partidaria: los relacionados con la afiliación, la reestructuración de comités de base, la formación política, la reestructuración financiera y la relación con el movimiento social. ¿Algún militante se percatará, con estos temas del orden del día, de que su partido está prácticamente barrido del escenario electoral en BCS? ¿Algún militante entenderá, de este modo, la magnitud del desastre político en el que está hundido su partido?

De lo dicho en la conferencia de prensa se puede inferir que nuevamente el consejo estatal del PRD se hará de la vista gorda respecto a temas como el gigantesco crecimiento de la deuda pública, el desprecio gubernamental por la rendición de cuentas y el desdén por la transparencia en el ejercicio de gobierno. Según las prioridades expresadas ayer por el dirigente perredista, cabe esperar que los consejeros discutirán, inútilmente, generalidades, mientras en lo más profundo de sí mismos sabrán que están eludiendo el asunto clave para entender la derrota electoral: el ejercicio de gobierno.

Realmente no nos debería extrañar semejante conducta de un presidente que reiteradamente ha mostrado su complicidad silenciosa con el gobierno de Agúndez y su brutal avasallamiento al partido; pero creíamos que, inmerso el PRD en la profundidad de la debacle, al menos una minúscula lucidez lo conduciría a portar un mínimo de dignidad que los apartara de esa terrible vía que los condujo miserablemente a la derrota.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Las verdaderas infamias de los diputados

Si alguien se hubiera propuesto con toda alevosía manchar la honra de nuestros diputados de la XII legislatura, nadie habría alcanzado tanto éxito en semejante empresa como el que ellos mismos tuvieron con su conducta infamante. Dueños de un servilismo sin medida, lo ejercieron más allá de todo límite ante un Ejecutivo insaciable de dinero, incondicionalidad y lisonja.

El 27 de noviembre de 2008, los diputados iniciaron su exitosa carrera de abyección frente a cualquier solicitud que proviniera del titular del Ejecutivo: sin pedir ninguna explicación o plantear una sola duda cuando apenas contaban ocho meses de actividad legislativa, aprobaron a dos manos la solicitud de un crédito revolvente del gobierno del estado por 220 millones de pesos. La danza de los millones apenas empezaba. (Decreto 1776)

El 12 de diciembre del mismo año, los milagrosos legisladores le aprobaron al gobernador Narciso Agúndez la contratación de un crédito por hasta mil 372 millones de pesos sin importarles que, apenas cuatro días antes, habían avalado la ley de ingresos que no incluía un solo centavo por concepto de endeudamiento. Dicho de otra manera: un día aprobaron una ley y ellos mismos, tan sólo cuatro días después, la violaron. (Decreto 1786)

El 26 de noviembre de 2009, los dadivosos diputados aceptaron afectar el presupuesto de egresos por 80 millones de UDIS (aproximadamente 360 millones de pesos) que deberán ser cubiertos en un plazo de 10 años y destinados al mantenimiento del CRIT, instituto propiedad de la empresa televisiva que se dice es la más rica de América latina, mientras ese mismo año presupuestaban para nuestro Centro de Rehabilitación y Educación Especial (CREE) menos de 8 millones de pesos. (Decreto 1817)

En vísperas de la navidad más reciente, nuestros héroes de la XII legislatura votaron favorablemente, sólo para no dejar pasar la última oportunidad, la ley de ingresos de 2011 que incluía la adquisición de nueva deuda por 150 millones de pesos.

Estos datos sólo se refieren a las autorizaciones que el Legislativo le obsequió al gobernador para que contratara líneas de crédito y compromisos financieros a largo plazo que suman más de 2 mil 100 millones de pesos. Los empréstitos a corto plazo son otra cosa, como lo son las multimillonarias ampliaciones presupuestales que cada año fueron igualmente aprobadas.

En efecto, durante los tres años de su periodo, estos diputados aprobaron sin ningún cuestionamiento ampliaciones presupuestales superiores a mil 777 millones en 2008, a mil 463 millones en 2009 y a más de 460 millones de pesos en el ejercicio 2010. No decimos, por supuesto, que haya ilegalidad en esas acciones, pero sí es sorprendente que ni siquiera se hayan registrado las discusiones de rigor y en algunos casos, si no es que en todos, fue incluso dispensada la lectura de las solicitudes de ampliación.

Y si nuestros diputados enfrentaron con estoicismo las duras críticas por ser tan sumisos ante el gobernante, con igual entereza arrostraron la avalancha de señalamientos después de que, en reunión secreta, aprobaron favorecerse con un bono extraordinario de 900 mil pesos para cada uno por los heroicos servicios prestados a la patria chica. ¡No faltaba más!

Tal vez ya sólo esperen nuestros paladines que las generaciones futuras reconozcan su desinteresado sacrificio y que sus nombres sean grabados en letras de oro en cada columna donde se honre a los sudcalifornianos ilustres.