martes, 22 de febrero de 2011

2009: Jauja de Narciso y debacle del PRD

Durante el sexenio de Narciso Agúndez, 2009 fue el año en que el erario estatal registró el más cuantioso ingreso financiero. Fue también, paradójicamente, el año que marcó el inicio de la debacle del Partido de la Revolución Democrática en Baja California Sur. No hay administración pública que no desee contar con el máximo posible de recursos económicos, pero hay que tener cuidado con los deseos, porque pueden llegar a convertirse en realidad y  volverse contra quien los desea.

El 8 de diciembre de 2008 el Congreso del estado aprobó la ley de ingresos de 2009 sin incluir la obtención de un solo peso por la vía del endeudamiento. El 12 de diciembre, cuatro días después, los diputados votaron mayoritariamente a favor de la contratación de un crédito por hasta 1,372 millones de pesos, una decisión ilegal a todas luces, como ilegal fue la deuda que, a partir de esta aprobación, fue contraída en los meses siguientes.

Durante todo el primer semestre de 2009, los funcionarios estatales negaron que el gobierno hubiera adquirido deuda nueva; incluso el gobernador Agúndez se molestaba frente a quien osara referirse al tema de la multimillonaria línea de crédito.

En junio de ese año, durante una reunión del Comité Político del PRD, Agúndez perdió los estribos al calificar como una locura la oposición del autor de este artículo a la consumación del gigantesco endeudamiento. Más de 50 consejeros asistentes, miembros de todas las corrientes políticas del partido, guardaron silencio. Eran tiempos en los que una sola voz se entronizaba en el partido y el gobierno.

En el segundo semestre de aquel año ya no fue posible continuar manteniendo en secreto que Banorte había otorgado al gobierno una línea de crédito por mil millones de pesos. Fitch Ratings, calificadora financiera contratada por la administración estatal, hizo público el monto de la deuda, y en su edición de agosto la revista La Tijereta dio cuenta de los detalles de la operación crediticia.

En la reunión de agosto del Comité Político del PRD, las nuevas críticas de este redactor fueron como la voz de un predicador en el desierto. Y ya no hubo otra reunión en la que pudiera participar este servidor de ustedes, pues a partir de entonces fue desaparecida  la figura de ese organismo colegiado.

De cualquier manera, a partir de entonces, lenta, pero inexorablemente, empezó a extenderse en la sociedad la creencia de que el Ejecutivo estatal estaba comprometiendo la estabilidad financiera de las siguientes administraciones y, por el sigilo en que se mantuvieron las operaciones, se creó la suspicacia de que el manejo de los mil millones del crédito de Banorte estaba  realizándose en forma indebida.

La posesión de tanto dinero había trastocado el sentido común de nuestros gobernantes, y a partir de entonces empezamos a enterarnos, por los medios, de proyectos gubernamentales realmente extraños. El Pabellón Cultural de Los Cabos que construiría Luis Cano fue uno de ellos, y otro lo fue el proyecto del muelle de cruceros de Puerto Cortés, en Isla Margarita, vecina muy cercana de Isla Magdalena, de donde Luis Cano coincidentemente reclamaba posesión de una considerable extensión territorial de la que se creía serían socios él y Narciso Agúndez, cundo no un simple presta nombre de este último.

Los formidables excedentes monetarios del gobierno estatal, por otra parte, contrastaban con las penurias financieras que en las mismas fechas padecían las administraciones municipales. La crisis económica, que no afectó al gobierno debido al descomunal endeudamiento y al recurso extraordinario proveído por la Federación, hizo pedazos el frágil equilibrio financiero de los ayuntamientos, que se vieron obligados a recurrir a onerosos créditos mientras el alto mando estatal se regodeaba en la abundancia. Pero en el pecado llevó la penitencia: los ciudadanos no sólo castigaron con su voto a los presidentes municipales, sino también a casi todos los candidatos perredistas.

Los primeros síntomas de enfado ciudadano habían aparecido desde las elecciones federales de julio de 2009, cuando el partido gobernante estuvo a punto de perder una de las dos diputaciones en juego, a causa de una baja votación en el municipio de La Paz. Este resultado, lejos de conducir a los miembros de la élite perredista a un análisis exhaustivo que encontrara la verdadera causa de tan desfavorable votación, dio origen a pleitos internos pueriles y a discusiones banales que los imposibilitaron para detener su debacle. A partir de entonces se vio que la derrota electoral de 2011 era sólo cuestión de tiempo.

En efecto, Narciso Agúndez, lejos de evitar el endeudamiento de los municipios, lo provocó con el propósito mezquino de deteriorar la imagen de los cinco alcaldes y volverlos totalmente dependientes de él. El caso del municipio de La Paz, al que pretendió cargar todas las reducciones de las participaciones federales de los cinco municipios, fue realmente grotesco. Pero la administración municipal de la capital ya había perdido credibilidad y no tuvo la audacia ni la inteligencia para exhibir de manera correcta esta felonía de Narciso contra los paceños, de la que incluso creo que hasta hoy no han sido correctamente enterados.

Desde mi punto de vista, para fines de 2009, bajo estas circunstancias —con gobernantes desprestigiados, instituciones públicas desacreditadas, actores políticos omisos, un partido sin rumbo, sin ideología y sin ganas de rectificar—, era evidente que el equipo gobernante perdería irremediablemente el poder.

A pesar de todo, observo que Narciso, después de las elecciones, anda realmente contento.

8 comentarios:

  1. En julio de 2009 escribí en La Tijereta:

    "Con los resultados de las pasadas elecciones, la clase política en el poder y los dirigentes del Partido de la Revolución Democrática en el estado, deberían de estar muy preocupados.

    Y no es para menos, el PRD obtuvo 48 mil 478 votos, que representan el 12.38 por ciento de un universo de 391 mil 296 personas del listado nominal; es decir, casi la mitad del promedio de los porcentajes nominales de las elecciones federales del 2000, 2003 y 2006 (25.3%, 16.0% y 23.0%).

    Pero en lugar de asumir la autocrítica, cayeron en la autocomplacencia. “Dimos un paso de gigantes”, dijo sin ningún rubor Víctor Castro Cosío, quien recibió el 11.02 % de los ciudadanos registrados. “Fue un triunfo contundente”, declaro eufórico Marcos Covarrubias, apoyado por el 14.07% de los electores. “Recibimos de nuevo el respaldo ciudadano”, señaló por su parte el gobernador Narciso Agúndez, sin haber entendido aún la señal enviada"

    Y en efecto, no entendieron el mensaje.

    ResponderEliminar
  2. y lo mas triste es que el Gobernador y sus complices de alto perfil van a salir ilesos de todas estas acusaciones, merecen carcel y repudio de la sociedad, pero no, en vez de eso hasta van a estar en el gabinete del recien elegido Gobernador, y borron y cuenta nueva, que ASCO!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. pues que mas se puede esperar si en el estado reyna el espurio del fecal ,aqui no ahy ley , es una palabra que en estado no se ejerce , da asco el sistema politco mexicano que es sinonimo de mierda los sudcalifornianos no pensaron el daño que les hacieron al votar por los mismos , bueno aunque no habia a cual de los 3 irle , el pan,pri y prd son la misma mierda pero con diferente olor

    ResponderEliminar
  4. Al Narciso le importa un bledo lo que queda de este gobierno . por ahi el ahorita su prioridad es asegurar y finiquitar sus negcios corruptos el lunes como a las 6.00pm se le vio en un cafesito alla por la salida al centenario muy escondidito segun el con su complice y rata tapadera Rodolfo Cotera un seudo contratista... que se presto a varias tranzas de AGUNDEZ JUNTO CON SU ADMINSITRACION ...
    MERECEN UN CELDA EN EL CERESO LOS DOS.

    ResponderEliminar
  5. ESTE ING. HIZO UIN NEGOCIAZO TAMBIEN CON EL DINERO DEL FONDEN METIO DINERO A UNA CONOCIDA FINANCIERA PARA "AYUDAR" A LOS AFECTADOS DEL PASADO HURACAN JIMENA EN EL NORTE DEL ESTADO Y
    LA MAYORIA DELOS COMERCIANTES QUEDARON AHORA PEOR DE ENDEUDADOS PORQUE NO HAY PARA DONDE HACERSE AHORITA CON TANTOS INTERESES QUE ESTAN COBRANDO MES POR MES A TRAVES DE ESTA FINANCIERA, EN STA ROSALIA NADA MAS SON CERCA DE 40 COMERCIANTES AL BORDE DE LA QUIEBRA Y EN LORETO Y MULEGE NI SE DIGA.Y LO PEOR QUE HASTA AMENAZAN SI NO HAY PARA ABONAR Y LA PREGUNTA ES: ¿DE DONDE? NO HAY TRABAJO HAY CERO VENTAS Y LOS RECIBOS DE LA LUZ ESTAN EXCESIVAMENTE CAROS.AHORA LO QUE AL MENOS SE PIDE ES QUE SI VAN A SEGUIR COBRANDO ESE DINERO LE PEDIMOS AL GOBERNADOR ELECTO QUE AL MENOS REDUZCAN UN POCO LOS INTERESES QUE YA ESTAN BASTANTE ACUMULADOS PORQUE O COMEMOS O PAGAMOS LOS INTERESES Y LOS RECIBOS ALTOS DE COMISION

    ResponderEliminar
  6. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  7. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  8. Que triste, como sacado de una película. Ahora entiendo todas las actividades artísticas y culturales en el malecón.

    ResponderEliminar