viernes, 18 de marzo de 2011

El pleno del consejo estatal del PRD será más de lo mismo

Adrián Chávez dio ayer una conferencia de prensa donde informó sobre las tareas que hoy tiene el PRD después de los resultados electorales más desastrosos que ese partido haya tenido en BCS. El 6 de febrero el PRD perdió la gubernatura, tres presidencias municipales y 13 diputaciones de mayoría, es decir, más del 80% de las posiciones que había ganado en 2008. Y las tareas que el joven presidente propone son verdaderamente intrascendentes, pues son tareas de rutina en cualquier tiempo, en todas las circunstancias y hasta en cualquier partido.

Con el propósito -supongo- de sacar al PRD de su más profunda crisis política, la máxima autoridad perredista, el consejo estatal, discutirá en su próxima reunión cinco aspectos de la vida partidaria: los relacionados con la afiliación, la reestructuración de comités de base, la formación política, la reestructuración financiera y la relación con el movimiento social. ¿Algún militante se percatará, con estos temas del orden del día, de que su partido está prácticamente barrido del escenario electoral en BCS? ¿Algún militante entenderá, de este modo, la magnitud del desastre político en el que está hundido su partido?

De lo dicho en la conferencia de prensa se puede inferir que nuevamente el consejo estatal del PRD se hará de la vista gorda respecto a temas como el gigantesco crecimiento de la deuda pública, el desprecio gubernamental por la rendición de cuentas y el desdén por la transparencia en el ejercicio de gobierno. Según las prioridades expresadas ayer por el dirigente perredista, cabe esperar que los consejeros discutirán, inútilmente, generalidades, mientras en lo más profundo de sí mismos sabrán que están eludiendo el asunto clave para entender la derrota electoral: el ejercicio de gobierno.

Realmente no nos debería extrañar semejante conducta de un presidente que reiteradamente ha mostrado su complicidad silenciosa con el gobierno de Agúndez y su brutal avasallamiento al partido; pero creíamos que, inmerso el PRD en la profundidad de la debacle, al menos una minúscula lucidez lo conduciría a portar un mínimo de dignidad que los apartara de esa terrible vía que los condujo miserablemente a la derrota.

3 comentarios:

  1. Eres muy cruel con Adrián Chávez, el hundimiento del PRD estatal no es respondabilidad de él, es más bien de la política desviada de la actual dirigencia nacional y de la poca dirigencia de la anterior, en la que seguramente fuiste parte de ella por tu amistad con el presidente.
    Tus artículos en este blog son de una escritura excelente y de análisis pertinentes y profundos, sólo que en ningún momento haces extensivo el análisis hacia quien tuvo responsabilidad en la debacle electoral del PRD, precisamente tu entrañable amigo. ¿Será también una relación perversa?

    ResponderEliminar
  2. Para hacer cosas malas nada es más útil que tener aspecto de intrascendente.
    Pero en política ¿a quién más se puede culpar de la derrota si no es al que tiene el poder, el gobierno, y a la dirigencia del partido en el gobierno?
    Yo creo que Adrián Chavez tiene que asumir la responsabilidad que le toca, y no cubrirse en su aspecto que parece que no es capaz de hacer nada bueno ni malo.

    ResponderEliminar
  3. "Mientras haya causas justas, anhelos que nos mejoren como colectivo y nos impulsen a entregar en lo individual lo mejor de nosotros, mientras existan aun injusticias que denunciar y desigualdades sociales que combatir, seguiran existiendo organizaciones de izquierda que puedan ser un instrumento para mejorar el mundo que vivimos... Y mientras no surja una opcion superior, con todos sus defectos, el PRD no solo seguira existiendo sino que seguira siendo necesario..." ADRIAN CHAVEZ

    ResponderEliminar