jueves, 26 de mayo de 2011

Transparencia gubernamental y certeza de quiebra financiera

En la primera plana de El Sudcaliforniano y de El Peninsular de hoy, 17 de octubre de 2011, se publica una nota que informa que el gobierno de BCS ocupa, en transparencia, el décimo lugar a nivel nacional. Sin que nosotros podamos asegurar en que posición estamos realmente, sí debemos decir que José Antonio Ramírez Gómez, Secretario de Finanzas del Gobierno de BCS, tiene cierta razón cuando declara que la transparencia en la situación financiera del gobierno de BCS ha mejorado.

Efectivamente, hoy tenemos a nuestro alcance los estados financieros básicos de la administración estatal, actualizados hasta el 31 de diciembre de 2010, es decir, hasta fines del gobierno de Narciso Agúndez. Aún cuando hasta hoy los "nuevos" funcionarios mantienen en secreto la información financiera de el actual gobierno, sabemos, por los datos de hasta 2010, que sus finanzas están en quiebra. Somos un Estado prístinamente quebrado.

Si nuestros diputados mostraran sólo un poquito de responsabilidad y gallardía, al amparo de esa documentación que hoy aparece en el portal del gobierno del Estado, pedirían el cese inmediato del Secretario de Finanzas y ordenarían que se iniciara una investigación. Están facultados para ello. Tienen el órgano de fiscalización, que por sí mismo, o contratando los profesionales necesarios, puede realizar la auditoría pertinente.

A partir de la información contenida en los documentos financieros oficiales que hoy son públicos, tenemos la certeza de que hay razones fundadas para exigir la destitución inmediata de José Antonio Ramírez Gómez y el inicio de una investigación a su desempeño como responsable del manejo de las arcas de los sudcalifornianos.

Porque hoy tenemos acceso a esos documentos, sabemos que por primera vez en los 36 años de existencia de BCS como estado libre y soberano, por primera vez, repito, las finanzas públicas están quebradas.

En el balance de diciembre de 2010, por ejemplo, se puede apreciar que la quiebra financiera del gobierno rebasa los 256 millones de pesos (diferencia entre activos totales y pasivos totales). Pero la quiebra realmente es mayor todavía, pues en ese balance no se incluye una deuda a largo plazo por 941 millones de pesos, administrada por dos fideicomisos, según informa la SHCP. Así, tenemos que el quebrantamiento real, al 31 de diciembre de 2010, fue superior a los 1,197 millones de pesos.

El tamaño del desastre financiero del gobierno lo inferimos a partir de una más abundante información con la que afortunadamente hoy contamos, y de cuya permanencia en el portal del gobierno estatal ,debo reconocerlo con pena, dudo. Debido a que esos documentos son, para quienes no estábamos acostumbrados a tener acceso a ellos, una verdadera joya en el análisis financiero, mi inveterada suspicacia me hace temer que en cualquier momento puedan ser retirados de nuestro alcance, sobre todo si se vuelve evidente que los sudcalifornianos podemos utilizar la información oficial que en ellos se ofrece, para mostrar manejos administrativos irregulares.

Sólo como una pequeña muestra, les ofrezco el link con el balance al 31 de diciembre de 2010, que da fe del quebrantamiento patrimonial por más de 256 millones de pesos (diferencia entre el total de activos y total de pasivos).

8 comentarios:

  1. interesante los datos y reflexiones que haces con respecto al quebranto del erario estatal. En ningún lado puede existir un argumento que pretenda desviar la atención del tema. Me pregunto, ¿estarán los sudcalifornianos al tanto de esta situación? o, espero que no sea ésta la razón para la indiferencia poselectoral, ya se hicieron a la idea de la continuidad del gobierno. Mismos personajes, misma forma de gobernar. ¿En verdad queremos esto para nuestro Estado? Bien por este espacio de análisis y comentario político.

    ResponderEliminar
  2. Agradezco mucho este interesante comentario.

    ResponderEliminar
  3. primo,muchas gracias por poner las cartas sobre la mesa,y asi enternos de toda la verdad,saludos

    ResponderEliminar
  4. A veces la verdad es triste, primo, pero es la verdad. ¿Que le hacemos?. Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Licenciado Juan Luis lo felicito por su excelente y objetiva documentación en sus comentarios; en este tenor, me he enterado recientemente que el Colegio de Bachilleres de BCS está en quiebra. Cada quincena sufren para pagar la nómina y hasta ahora han ratificado a todos los funcionarios del anterior sexenio -excepto al Profesor Rogelio Martínez Santillán- por la sencilla razón de que no tienen dinero ni para liquidar a la gente que pudiera ser relevada. ¿Tendrá usted información al respecto?. Soy padre de familia de una joven de la Preparatoria Marcelo Rubio Ruiz - ahora Cobach Plantel 11 - y me he enterado de que hay un déficit que escala ya a 100 millones de pesos entre capitulo 1000 y gasto de operación tan sólo para el ejercicio 2011. Es tan grave la situación que aún disponiendo de manera anticipada de las remesas de sus participaciones federales y el subsidio estatal, su dinero alcanzará apenas para cubrir los gastos de la primera quincena de octubre. Y nuevamente el "viacrusis" de funcionarios, directivos, maestros y personal de apoyo para manifestarse cada 15 días para poder cobrar sus salarios y prestaciones. Es como la crónica de una tragedia anunciada.
    Ojalá podamos juntos, sociedad civil, opinión pública e investigadores y académicos, aportar más detalles de esta difícil problemática en el sector educativo estatal. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Alfonso:

    Desafortunadamente no tengo datos específicos de los Colegios de Bachilleres. Pero, también, desafortunadamente, los Colegios de Bchilleres son parte del sector educativo y de éste sector si conocemos que en el manejo de los fondos federales se han cometido gigantescas irregularidades. Tan sólo en 2009, según ha informado la Auditoría Superior de la Federación, el gobierno del Estado manejó irregularmente 1,168 millones de pesos. Con esta forma de trabajar, difícilmente habrá dinero que alcance. El problema que hoy se enfrenta es que el nuevo gobierno no se atreve a llamar a cuentas a los responsables. De ese modo, será imposible terminar con tanta irresponsabilidad y deshonestidad, que finalmente repercute en todos: maestros, trabajadores, alumnado, sociedad.
    Muchas gracias por el interesante comentario.

    ResponderEliminar
  7. En mi humilde opinión, creo que es justo que también los profesores se fajen los pantalones, hacen paros que dan gusto, y a cada rato piden aumento, pidan! que aquí estamos la clase trabajadora fregándole para ganar 10 y pagar de impuestos 7, para que a la burocracia no le falte. Profesores esto es sentir hambre, esto es ganarse el pan, fegándose pal maíz, y no se ofendan pos que caray.

    ResponderEliminar