sábado, 29 de octubre de 2011

Violencia, delincuencia y oferta turística en Los Cabos

El enfrentamiento armado que este fin de semana tuvo lugar en el Municipio de Los Cabos entre los cuerpos de seguridad de los gobiernos de Baja California Sur y federal, contra miembros de la delincuencia organizada no fue, ciertamente, una tormenta bajo cielo escampado. Las detenciones en suelo sudcaliforniano de conocidos líderes de grupos de narcotraficantes que precedieron este arrebato de violencia, debieron habernos advertido de que en subterráneos no muy profundos se escondía una cloaca cuyas dimensiones deberían ser necesariamente de pronósticos reservados.

sábado, 22 de octubre de 2011

Impuestos y corrupción en BCS

En una entrevista que Marcos Covarrubias concedió al diario Tribuna de Los Cabos, y que éste publicó ayer, 21 de octubre, el "nuevo gobernador" muestra cuál es el alcance de su perspectiva sobre el ejercicio de gobierno. Desafortunadamente, la entrevista nos deja la triste percepción de que nuestro simpático gobernador tiene severas limitaciones en el tema de la administración pública.

jueves, 20 de octubre de 2011

Impuesto vehícular y endeudamiento público: voracidad desmedida.

Tratándose de dinero, los políticos, de todos los partidos, llegan tan fácilmente a acuerdos de solidaridad y protección mutua, que tales arreglos parecen, más bien, acuerdos de complicidad ilimitada entre todos los miembros de la clase política, sin exceptuar a ninguna orientación ideológica.

lunes, 17 de octubre de 2011

Transparencia gubernamental y certeza de quiebra financiera

En la primera plana de El Sudcaliforniano y de El Peninsular de hoy, 17 de octubre de 2011, se publica una nota que informa que el gobierno de BCS ocupa, en transparencia, el décimo lugar a nivel nacional. Sin que nosotros podamos asegurar en que posición estamos realmente, sí debemos decir que José Antonio Ramírez Gómez, Secretario de Finanzas del Gobierno de BCS, tiene cierta razón cuando declara que la transparencia en la situación financiera del gobierno de BCS ha mejorado.

Efectivamente, hoy tenemos a nuestro alcance los estados financieros básicos de la administración estatal, actualizados hasta el 31 de diciembre de 2010, es decir, hasta fines del gobierno de Narciso Agúndez. Aún cuando hasta hoy los "nuevos" funcionarios mantienen en secreto la información financiera de el actual gobierno, sabemos, por los datos de hasta 2010, que sus finanzas están en quiebra. Somos un Estado prístinamente quebrado.

Si nuestros diputados mostraran sólo un poquito de responsabilidad y gallardía, al amparo de esa documentación que hoy aparece en el portal del gobierno del Estado, pedirían el cese inmediato del Secretario de Finanzas y ordenarían que se iniciara una investigación. Están facultados para ello. Tienen el órgano de fiscalización, que por sí mismo, o contratando los profesionales necesarios, puede realizar la auditoría pertinente.

A partir de la información contenida en los documentos financieros oficiales que hoy son públicos, tenemos la certeza de que hay razones fundadas para exigir la destitución inmediata de José Antonio Ramírez Gómez y el inicio de una investigación a su desempeño como responsable del manejo de las arcas de los sudcalifornianos.

Porque hoy tenemos acceso a esos documentos, sabemos que por primera vez en los 36 años de existencia de BCS como estado libre y soberano, por primera vez, repito, las finanzas públicas están quebradas.

En el balance de diciembre de 2010, por ejemplo, se puede apreciar que la quiebra financiera del gobierno rebasa los 256 millones de pesos (diferencia entre activos totales y pasivos totales). Pero la quiebra realmente es mayor todavía, pues en ese balance no se incluye una deuda a largo plazo por 941 millones de pesos, administrada por dos fideicomisos, según informa la SHCP. Así, tenemos que el quebrantamiento real, al 31 de diciembre de 2010, fue superior a los 1,197 millones de pesos.

El tamaño del desastre financiero del gobierno lo inferimos a partir de una más abundante información con la que afortunadamente hoy contamos, y de cuya permanencia en el portal del gobierno estatal ,debo reconocerlo con pena, dudo. Debido a que esos documentos son, para quienes no estábamos acostumbrados a tener acceso a ellos, una verdadera joya en el análisis financiero, mi inveterada suspicacia me hace temer que en cualquier momento puedan ser retirados de nuestro alcance, sobre todo si se vuelve evidente que los sudcalifornianos podemos utilizar la información oficial que en ellos se ofrece, para mostrar manejos administrativos irregulares.