miércoles, 25 de septiembre de 2013

Salarios de los maestros, en riesgo.

La reforma hacendaria que Enrique Peña Nieto (EPN) ha enviado, para su aprobación, al Congreso de la Unión pone en grave riesgo tanto el sobre sueldo del 15% que reciben como compensación estatal los maestros de Baja California Sur como el 20% que, por las mismas razones, reciben los trabajadores administrativos, así como los sueldos y prestaciones de todos  los "trabajadores compensados" (trabajadores que no son considerados en la nómina de la SEP federal y que son "compensados" por el gobierno del estado).

En efecto, la reforma hacendaria propuesta por EPN contempla eliminar  el renglón financiero denominado Ramo 33 a través del cual, hasta hoy, el gobierno federal envía a los estados  de la República los recursos para que éstos solventen sus gastos en materias de educación y salud, principalmente. El fondo específico destinado  a  educación se le llama oficialmente  Fondo de Aportaciones para Educación Básica  y Normal (FAEB) y será eliminado de los recursos que ingresarán regularmente a las arcas de las entidades federativas.

El FAEB ya no llegará más a los estados. El pago de la nómina a los maestros  y  empleados administrativos lo hará directamente el gobierno federal mediante depósitos que serán hechos a una cuenta bancaria electrónica, individual, desde  la ciudad de México; y el sueldo depositado será solo el que hoy reconoce el gobierno federal en las plazas basificadas  con su anuencia. Es decir, quedarán fuera de este pago tanto los sobresueldos estatales como los salarios de los empleados "compensados".

De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación  (ASF), el gobierno de BCS ha venido pagando los sobre sueldos estatales a los  maestros y trabajadores administrativos así como los sueldos y prestaciones a trabajadores compensados con recursos provenientes del FAEB, lo que los auditores han venido tipificando como manejo irregular y han solicitado que los montos de esa manera usados sean devueltos a la federación.

De acuerdo con el informe de la ASF, solo en 2011, el gobierno de BCS pagó más de 236 millones de pesos  de sobre sueldos estatales con recursos del FAEB. El gobierno del estado ya no contará más con ese caudal. ¿De dónde  irá a obtener esos montos si los casi 2 mil 400 millones de pesos que hoy recibe anualmente, para educación, ya no los tendrá  a partir de 2015?

Es inadmisible que los gobernadores de los estados guarden silencio cuando se les dice que la reforma propuesta obedece a la corrupción que prevalece en las entidades federativas al disponer irregularmente de los recursos que le son enviados por el gobierno federal. Tanto más absurdo nos parece este razonamiento cuánto más nos enteramos, a través de los informes de la ASF, de la verdadera tragedia financiera ocurrida en el Estado de México, cuando era su gobernador EPN, y el FAEB fue manejado irregularmente, solo en 2009,  por  casi 8 mil millones de pesos. 

¿Por qué no se escucha la voz de nuestro gobernador oponiéndose abiertamente a la abusiva medida propuesta por el gobierno federal que  afectará tanto a los trabajadores de la educación como a los padres de familia?

(La manera en que la reforma afectará  a los padres de familia, la trataremos en este mismo espacio en nuestra próxima publicación)


No hay comentarios.:

Publicar un comentario